2006-09-01 19:05:06 Por: Redacción

Trastornos del sueño

¿Por qué no descansamos lo suficiente?

Trastornos del sueño

Trastornos del sueño

Hasta hace 15 años, los pacientes típicos de las unidades del sueño eran varones de mediana edad, con exceso de peso y ronquidos insoportables para sus parejas.Hoy, el protocolo es distinto, no sólo es algo aceptado que las mujeres tienen mayores probabilidades de sufrir alteraciones del sueño durante su vida, sino que las unidades del sueño de los hospitales atienden cada vez a más pacientes femeninas."Situaciones que antes no abordábamos, en el caso de la mujer, porque lo relacionábamos con problemas de ansiedad, estados depresivos o alteraciones hormonales que se asociaban sólo a otro tipo de tratamientos, hoy se controlan eficazmente con cambios en las pautas de sueño, fármacos o aparatos como el CPAP", explica el doctor Iriarte.BENEFICIOS ASEGURADOSResolver el cansancio crónico y reducir el riesgo de sufrir accidentes laborales o de tráfico, la apnea del sueño multiplica por 12 este riesgo, son sólo algunos de los beneficios de estos tratamientos.Los estudios confirman que los trastornos del sueño, y en particular la apnea en la que la respiración se interrumpe breve y repetidamente durante el sueño, y que puede tratarse eficazmente con el CPAP, son sinónimos de serios problemas de salud."Quienes los padecen no sólo desarrollan irritabilidad, pérdida de memoria o bajos niveles de alerta durante el día", explica el dr. Iriarte. "A medio o largo plazo, son factor de riesgo para padecer enfermedades psiquiátricas -ansiedad, depresión, astenia crónica, hiperactividad...- y orgánicas: hipertensión arterial que está estrechamente asociada a la apnea del sueño, arritmias cardíacas, enfermedad cardiovascular, con sus secuelas de ataques cardíacos e ictus cerebrales, e incluso problemas como la obesidad y la diabetes del tipo 2, ya que la falta de sueño crónica influye en hormonas que regulan la sensación de saciedad y predispone al exceso de peso", afirma.El desaforado consumo actual de "pastillas para dormir" (los llamados hipnóticos) es la prueba de la gran incidencia del insomnio en nuestro país. Pero consumir esta medicación, muchas veces sin control, y durante largas temporadas o de forma crónica puede tener efectos nocivos. Los expertos señalan dos:1. Por culpa de estas pastillas el paciente retrasa la consulta con el médico y deja sin tratar la causa real que le provoca el trastorno de sueño.2. Existe el riesgo de caer en la adicción. "Estos fármacos no presentan el "mono" clásico, sino más bien un efecto de rebote, que supone no poder conciliar el sueño si no se toma el fármaco", explica el dr. Iriarte. Los propios prospectos lo dicen: los hipnóticos deben utilizarse sólo en situaciones estresantes puntuales, por ejemplo, la muerte de un familiar, problemas laborales... "Quienes los toman a diario, deberían consultar alternativas, incluidos otros fármacos, como antidepresivos o ansiolíticos", señala el doctor.CUESTIÓN DE HORMONAS…La incidencia de trastornos del sueño se dispara al inicio de la menstruación, en el embarazo y en la menopausia debido a las fluctuaciones hormonales. "En esos periodos, hay mayor tendencia al insomnio y a la somnolencia diurna", explica el dr. Iriarte.El 70% de las mujeres en edad fértil ve perturbado su sueño durante la menstruación por dolor menstrual, cefaleas, molestias. . .Durante el embarazo, las visitas nocturnas al baño son frecuentes (lo que afecta a la calidad del sueño), y puede aparecer apnea. Cuando llega el niño, las exigencias de la maternidad reducen aún más las probabilidades de descansar.La menopausia no aporta mejoría. "Además de los sofocos, el climaterio acarrea un mayor riesgo de desarrollar apnea del sueño porque, con la caída de los niveles de estrógeno, la mujer va perdiendo tono muscular y tiende a acumular grasa en el cuello", explica el dr. Iriarte.El tratamiento depende de la causa. Si no se determina, se utiliza el CPAP y se recomienda perder peso. Dieta y ejercicio solucionan el problema en muchos casos.. . . Y DE PIERNAS INQUIETASLos síntomas de este síndrome son una sensación de hormigueo o tensión en las piernas acompañada del irresistible deseo de moverlas.Se relaciona a menudo con bajos niveles de ferritina (anemia ferropénica), que puede deberse a menstruaciones copiosas, dietas deficitarias o embarazo.Los suplementos de hierro ayudan, pero el tratamiento es largo. Si se descarta la anemia, se usan fármacos que estimulan los receptores de dopaminaDORMIR MEJORSin duda, todos dormiríamos mejor con lo que se denomina "una buena higiene del sueño". Éstas son las sugerencias del dr. Iriarte:1. No emplees la cama para ver la tele, oír la radio, hablar por teléfono, comer...2. Mantén la habitación fresca, silenciosa y a oscuras. Si el silencio es imposible, puedes recurrir a los tapones.3. Acuéstate y levántate a la misma hora, sin grandes fluctuaciones en vacaciones o fines de semana.4. Deja pasar una hora entre la cena y el momento de acostarte, y evita los platos que producen flatulencia o ardor gástrico.5. Reduce el consumo de cafeína a partir de media tarde. No utilices el alcohol como somnífero.6. Date una ducha templada antes de irte a la cama.7. Da un paseo al menos dos horas antes de acostarte. Realizar ejercicio justo a la hora de acostarse puede provocar el efecto contrario.

Comentarios
Trastornos del sueño