Aprende a quererte

Aprende a quererte

Aprende a quererte

Nada provoca más atracción que una mujer que se guste a sí misma. Yves Saint-Laurent decía con bastante agudeza psicológica que la capacidad de seducción femenina provenía de "amarse un poco para gustar mucho". Para conseguirlo tenemos que tener una buena relación con nuestro cuerpo, algo que a las mujeres nos cuesta especialmente. La queja continua de "me sobra de aquí" o "me falta de allá" es habitual. La batalla contra los kilos es una de las tareas que más conflictos nos provoca.El espejo nos devuelve una imagen que viene cargada con nuestra particular y subjetiva forma de mirarnos. La representación que tenemos de nosotras mismas tiene que ver con nuestra historia emocional, a la que se añaden los modelos culturales que señalan a la mujer el camino a seguir para resultar deseable.Las curvas son específicas del cuerpo de la mujer. La mayoría de los hombres prefieren la sensualidad de éstas a los cuerpos escuálidos. Las curvas están asociadas a la sensualidad, a la voluptuosidad. Por qué entonces encorsetarnos al cuerpo dentro de una dieta. ¿Quizá para contener la sensualidad femenina? ¿Tal vez para no descubrir insatisfacciones íntimas? Pelearse sin tregua contra los kilos de más revela, en algunos casos, cierta inseguridad y la necesidad de sentirse querida. Aprende a valorarte tal y como eres.