El coito anal

El coito anal

El coito anal

Es una práctica sexual que consiste en la introducción del pene en el ano, tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales.
El sexo anal era considerado tradicionalmente como antinatural, vicioso y pecaminoso, entre otros motivos porque para algunas religiones cualquier conducta sexual que no tuviese fines reproductivos era vista como tal.
Hoy en día no se acepta el término antinatural para las prácticas con penetración anal, ya que se tratan de juegos eróticos o variantes sexuales dentro del amplio abanico de posibilidades que la expresión de la sexualidad ofrece.
El ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas sensibles. La penetración anal permite la estimulación de gran parte del cuerpo y las caricias simultaneas en los genitales.
A la hora de realizar la penetración anal hay que tener en cuenta una serie de cuestiones:
-El tejido del recto es muy fino y delicado y por tanto puede desgarrarse con facilidad, proporcionando una forma de entrada al torrente sanguíneo de gran variedad de microbios y virus que provocan la aparición de enfermedades de transmisión sexual como el SIDA, por lo que es de suma importancia prevenir que entren en contacto la sangre y los fluidos sexuales utilizando siempre el preservativo durante toda la penetración anal.
-El ano, al tratarse de un esfínter muscular tiende a ofrecer resistencias por lo cual debe procurarse una buena relajación corporal previa.
-Como, a diferencia de la vagina, no se autolubrica, es conveniente utilizar crema o gel lubricante no irritante, para tal fin. El lubricante debe ser con base de agua ya que los que tienen base de aceite dañan el preservativo.
-Es importante llevar a cabo la penetración de manera cuidadosa, suave y paulatina, a veces es conveniente dilatar el ano mediante estimulación manual antes de proceder a la penetración.
-Tras haber practicado el coito anal no debe pasarse nunca al coito vaginal directamente. Es necesario tomar medidas de higiene, como lavarse el pene (o el dedo si éste también ha intervenido en la penetración), también es necesario cambiar el preservativo, ya que se corre el riesgo de transmitir a la vagina bacterias que provienen del recto.
– ¿Aun no has practicado sexo tántrico?