Crisis con alegría

Crisis con alegría

Crisis con alegría

A pesar de la crisis económica mundial por la que estamos pasando, una vez más el barómetro de la felicidad se ha puesto en marcha y España ha salido muy bien parada.Nuestro nivel de satisfacción en la vida nos lleva a ser el segundo país más feliz de Europa, por delante de Reino Unido, Italia, Bélgica, y Francia, y tan solo superado por Rumania, que ocupa el primer lugar en el ranking.Curiosamente, los países que han sido elegidos como los más felices en el resto del mundo (México, Filipinas, Argentina, Rumania o Brasil) no son precisamente los que adquieren mejores niveles económicos. Aquí se demuestra que, como dice el refrán, el dinero no da la felicidad.Nuestra mayor fuente de felicidad es el contacto real con la familia y la pareja, especialmente mediante el amor, el cariño y la bondad. Quedan en un segundo plano las redes sociales y subrayamos la importancia de pasar un rato agradable con nuestros seres queridos.