2005-12-07 11:38:17 Por: Redacción

Los diques psíquicos

La represión en las conductas inhibidas

Los diques psíquicos

Los diques psíquicos

Es una de las más importantes operaciones psíquicas y debe diferenciarse de las expresiones que se utilizan de forma equívoca y peyorativa como "ser un reprimido", que equivale a no poder expresar libremente las emociones. La represión tiene una connotación valorativa que alude a conductas de inhibición sexual o afectiva. Sigmund Freud afirma que la teoría de la represión es "la piedra angular sobre la que reposa todo el edificio del psicoanálisis".Son el conjunto de representaciones inconscientes que una persona prefiere ocultar porque le resulta intolerable; tiene un contenido que se refiere a la sexualidad y a lo prohibido. Pero lo reprimido no permanecerá ignorado, necesitará pronunciarse y eso es saludable para el sujeto.¿CÓMO SE MUESTRA?

El empuje de lo inconsciente hacia su manifestación en la conciencia lo mostrará, no en su forma original, lineal, sino en determinadas formaciones de compromiso. Sueños, síntomas y lapsus son las manifestaciones deformadas y cambiantes de lo reprimido que retorna y que, en su aparición en la conciencia, puede resultar más o menos irreconocible para el sujeto y sin duda, más tranquilizador y tolerable.Ligada a la sexualidadEn los Estudios sobre la histeria (1895), Sigmund Freud relata el caso de una paciente con dolores en las piernas y dificultades para caminar. El análisis permitió comprender que el síntoma expresaba, y al mismo tiempo encubría, la dificultad de "avanzar un paso" para la resolución de los conflictos ligados a su sexualidad. El problema sólo encontraba expresión a través del dolor.

Según Freud "buscaba directamente una expresión simbólica para sus pensamientos dolorosos y lo había hallado en el refuerzo de su padecer". Lo reprimido inconsciente prolifera en las sombras. Se trata de una escena oscura para la conciencia, que tiene su origen en los deseos sexuales inconscientes y que sirve para evitar que sus contenidos, vividos como peligrosos, aparezcan tal cual son, pues se sentiría invadido por ellos, que atentarían contra la integridad de su yoVictoria Queipo

Comentarios
Los diques psíquicos