Haz disfrutar a tu pareja

Haz disfrutar a tu pareja

Haz disfrutar a tu pareja

Boca: Los labios son una zona que puede ofrecer mucho placer ya que están llenos de terminaciones nerviosas. Tocarlos, besarlos o darles suaves mordiscos puede resultar muy excitante y placentero para algunas personas.
Lengua: Con ella puedes estimular cualquier parte del cuerpo de la pareja, resultando muy excitante tanto para la persona que realiza las caricias como para la que es acariciada.
Orejas: Para gustos los colores, a muchas personas les encanta que le chupen, acaricien, beses o muerdan el lóbulo de la oreja. También tu pareja se volverá loc@ si introduces tu lengua en en interior de la otreja, todo es probar.
Cuello: Un masaje, una caricia, besos chupetones o mordiscos son trucos clásicos pero súper eficaces.
Pechos: Son una zona muy sensible, y en especial los pezones ya que por lo general su estimulación vuelve locas a las mujeres. Caricias, besos, tocarlos o chuparlos son algunas de las opciones.
Espalda: Acariciarla, besarla, rascarla, cuparla o masajearla puede ser de lo más placentero. Nuestro consejo, pon en juego los aceites y las cremas y verás qué resultados.
Piernas: Las caricias en los muslos (parte interior) suelen provocar mucha excitación por su cercania a los genirales.
Glúteos: ¿Te gusta que te agarren fuerte del culo cuando mantienes relaciones sexuales? Normal, es una de las zonas más agradecidas para masajes y caricias.

La lista puede no tener fin, todo depende de tu imaginación. Pies, ano, vientre… ¿Con cuál de todos te quedas?

– Alimentos afrodisiacos
– Mandamientos en tu cama