Impotencia masculina

Impotencia masculina

Impotencia masculina

"La primera cosa que piensa una mujer cuando el hombre ha tenido un fallo de erección es que tiene la culpa", dice el dr. Andrew McCullough, director de Salud Sexual del Centro Médico de la Universidad de Nueva York (EE.UU.). "Nada más lejos de la realidad.Hay dos cosas que la mujer no debe hacer: simular que el problema no existe o intentar atraerle con dosis masivas de erotismo. Tanto la indiferencia como la presión sexual producen el efecto contrario. Lo mejor: hablar fuera del dormitorio, días o semanas después. En esa charla, la mujer podría exponer las posibles causas y sugerir una visita al médico.Lo importante es abordar el tema como un problema fisiológico, no sexual. Otro punto importante es que la mujer haga saber a la pareja que disfruta de la relación física con él y que la echa de menos. Es el momento de tratar a la pareja como al mejor amigo, intentando ayudarle a encontrar una solución, expresando cariño hacia él y haciéndole sentir deseable".¿SABÍAS QUE. . .?. . . el estrés puede tener la culpa?
Produce adrenalina, una hormona que hace afluir sangre al cerebro y a los músculos en lugar de al estomago y al pene. ¿Resultado? Problemas de digestión y de erección.. . . importa el tamaño?
Sí, pero el de la amígdala cerebral. El deseo y la potencia sexual son proporcionales a las dimensiones de la amígdala, un pequeño centro emocional oculto en nuestro cerebro.LA DISFUNCIÓN, EN CIFRASCuestión de pareja. La disfunción eréctil afecta en España a más de dos millones de hombres… y a sus parejas, según la II Campaña Nacional de Salud Sexual, avalada por la Asociación Española de Salud Sexual y laboratorios Lilly.Andalucía y Canarias. El 38% de los andaluces y los canarios reconocen haber sufrido fallos puntuales de erección. Tras ellos se sitúan los madrileños, catalanes, vascos y valencianos.Muchas soluciones para un problemaTRATAMIENTOS Y FÁRMACOS QUE PUEDEN AYUDARLE- Pastillas. Sildenafilo (Viagra), vardenafilo (Levitra) y tadalafilo (Cialis) son el tratamiento más eficaz (en el 70 por ciento de los casos). Mejoran el flujo sanguíneo en el pene. No están indicadas en pacientes con problemas cardiacos.- Inyecciones y supositorios de alprostadilo (versión sintética de la hormona prostaglandina E). Relajan el tejido muscular del pene y favorecen la entrada de sangre en él. Para quienes no responden a las pastillas.- Cirugía vascular. Si hay problemas vasculares en el pene.- Bombas de vacío e implantes peneanos. Las primeras propician la entrada de sangre en el pene y los segundos aportan rigidez. Se usan si no funcionan otros métodos.SI EL PROBLEMA ES PSICOLÓGICOEstos métodos pueden funcionar:- Psicoterapia. Incluye sesiones de terapia conductual, charlas en pareja y sesiones individuales para afrontar los problemas que se manifiestan en forma de disfunción sexual.- Hipnosis. Recrea en la mente situaciones placenteras, capaces de despertar el deseo. Son necesarias 10/15 sesiones.- Acupuntura. Las agujas estimulan puntos del abdomen, los brazos y las piernas. Útil en desequilibrios psíquicos y hormonales, ya que aumenta el nivel de serotonina y endorfinas.