Pérdida del deseo sexual

Pérdida del deseo sexual

Pérdida del deseo sexual

La comparación con el Viagra es inevitable, pese a que los expertos intentan eludir este símil. Intrinsa ?un parche femenino de testosterona? es el primer medicamento que mejora significativamente el deseo sexual en mujeres con menopausia quirúrgica (aquellas que han sufrido la extirpación de ambos ovarios junto con el útero). Para el dr. Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer y presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), las diferencias con son evidentes: “Mientras que la famosa pastilla azul es un vasodilatador y su efecto en la erección es inmediato, Intrinsa es efectivo a los tres meses de iniciar el tratamiento, porque se trata de una hormona que actúa sobre los mecanismos mentales del deseo”. De momento, la Agencia Europea del Medicamento sólo ha autorizado los denominados parches del deseo para “tratar a mujeres que, tras haberles extirpado el útero y los ovarios, no tienen pensamientos ni deseos sexuales, y ello les produce malestar”.En España, más de 600.000 mujeres, de entre 24 y 70 años, tienen menopausia quirúrgica al haber sido sometidas a una histerectomía con ovariectomía bilateral. Una de las consecuencias de este proceso quirúrgico es el drástico descenso de los niveles de testosterona ?que se reducen hasta en un 50%? a los pocos días de la operación. “Los síntomas son los mismos que se presentan durante la menopausia (sofocos, insomnio, irritabilidad, dolores de cabeza, fatiga, tristeza, sequedad vaginal…) pero, debido a la drástica disminución hormonal, se dan de una manera más aguda e intensa”, afirma el dr. Palacios. Estos desajustes se tratan, en mayor o menor medida, con tratamientos basados en estrógenos.Pero otra de las consecuencias no menos importante de esta operación es el desinterés sexual provocado por la caída en picado de la testosterona. Hasta la aprobación de Intrinsa, este trastorno no tenía solución y no hay que olvidar que la menopausia quirúrgica puede producirse a cualquier edad, incluso en mujeres jóvenes con una vida sexual plena.La eficacia de este nuevo medicamento radica en su principio activo, que puede parecer chocante: la testosterona (la principal hormona sexual masculina, que las mujeres también segregan, aunque en menor medida). Según explica la Agencia Europea del Medicamento, “sus bajos niveles se asocian a un deseo sexual escaso y a una reducción de los pensamientos y de la excitación sexual”. En las mujeres a las que se les han extirpado los ovarios, la cantidad de testosterona producida se reduce a la mitad; y aquí radica el gran logro de estos parches, que liberan esta hormona a la sangre a través de la piel, logrando concentraciones equiparables a las que había antes de la operación. Además, al suministrar la cantidad necesaria y no superar los límites de normalidad, provocan menos efectos secundarios adversos como mayor vellosidad, aumento de peso…