Posturas sexuales para el sexo sucio

Posturas sexuales para el sexo sucio

No te olvides de utilizar un disfraz para complementar el sexo sucio o salvaje.

Hay parejas que salen de la rutina teniendo sexo sucio, una forma de pasarla bien. Cuando decimos sexo sucio nos referimos a que hay mucha pasión y es salvaje. Estas son las posturas sexuales a elegir si vas a tener sexo sucio.

La boa: Ella se recuesta boca arriba con las piernas abiertas, elevadas y flexionadas. Él la penetra y ella lo abraza con las piernas por la cintura, lo más elevado que pueda. Es una variación de la postura de misionero, más atrevida y arriesgada.

La abeja: Él debe estar sentado y ella encima de él. Luego ella apoyará sus talones en las nalgas de él para lograr más impulso hacia delante y hacer que la vagina se una con el pene.

La libélula: Los dos deberán estar acostados sobre la cama de costado, ella de espaldas a él. Ella deberá flexionar una pierna y él deberá penetrarla así. Aunque no se consigue una penetración total, es diferente, divertida y placentera.

La balanza: Él se sienta al borde de la cama o en una silla mientras que ella le da la espalda. Se sienta sobre él e introduce su pene en la vagina; luego puede inclinarse hacia adelante y balancearse a lo largo del pene. Para mayor estabilidad, ella se apoyará en las rodillas del hombre y este la agarrará por los senos. Permite una penetración profunda, pero es una postura de movimientos lentos.

El puente: Es una postura de pie en la que ambos están de frente. Ella se agarra a la espalda de él y rodea su cintura con sus piernas. Él la sujeta por las nalgas y la espalda. Él debe cargarla, lo que hace de esta una postura difícil de mantener por mucho tiempo, pero el tiempo que dure es sensacional.

¿Cuál de estas posturas sexuales habéis elegido?