Tacones de mujer

Tacones de mujer

Tacones de mujer

Al igual que una orquesta perfectamente acompasada, sin silencios y por la puerta principal, entran pisando fuerte los pasos que marca el zapato de tacón. Acompañan a las piernas en la sensualidad que éstas ya despiertan por si mismas. Dan mayor esbeltez al contorno y propician el efecto de aumentar la longitud de las extremidades: contribuyen inevitablemente a la sexualidad.Su forma angulosa da vértigo, su altura orgullo, soberbia y elegancia. Si además se saben llevar "como dios manda" pueden llegar a convertirse en objeto de deseo más allá que cualquier cuerpo.Y si a sus propias características le añadimos la fuerza que el cine o la publicidad les han otorgado, el tacón se vuelve mito. Así, la heroína de cualquier película se trasforma en una gran dama y deja su sencillez y humildad para usar unos hermosos zapatos de tacón, y así, poder llevar a cabo su venganza. Sin la transformación, sin los tacones, ¡sería imposible!Y es que, la historia se repite una y otra vez. Cenicienta se hacía reina con zapatos de tacón de cristal, Almodóvar los elevó a su máximo exponente con "Tacones Lejanos"?Así, una y mil veces se puede hacer un recorrido a través de mitos, historias y cuentos donde aquellas que triunfan se encuentran adornadas de unos hermosos zapatos de tacón y que al final del día se quitan, agotadas, pero agradecidas por estar a la altura de sus acciones para que a la salida un tic, tac, toc sea el sonido que marca el ritmo de sus despedida a la gloria.