#MeToo: el movimiento que muestra en redes sociales la realidad del acoso sexual

Ya sea porque lo hemos vivido en primera persona, o a través de alguna mujer cercana que también lo ha enfrentado, la realidad acerca del acoso sexual es bien conocida por aquellas que pertenecemos al género femenino. Sin embargo, para muchos aún es problema que no merece demasiada atención, razón por la cual varias famosas iniciaron el movimiento #MeToo con el cual denuncian el acoso del que han sido víctimas durante su vida y específicamente, dentro de su carrera profesional
Todo empezó cuando, siguiendo la ola de denuncias de acoso y abuso sexual en Hollywood, la actriz Alyssa Milano, famosa por su papel en la serie ‘Charmed‘, desató este impactante movimiento en redes sociales al compartir una captura de pantalla en la cual pedía a todas las mujeres que han sufrido algún tipo de acoso sexual responder su publicación con el hashtag #MeToo (#YoTambién).

Alyssa decidió hacer esto como muestra de apoyo a su ex coestrella, Rose McGowan, quien desató el escándalo que está sacudiendo Hollywood al iniciar una serie de señalamientos en contra del productor Harvey Weinstein, al acusarlo violación y manteniéndose activa en sus redes sociales para denunciar este problema.
Hasta ahora la publicación de Milano ha tenido cerca de 50 mil respuestas, en las cuales se lee el hashtag #MeToo, acompañado de las terribles experiencias que han sufrido mujeres de todo el mundo, incluidas algunas famosas que también han replicado la frase, como Ana Paquin, Debra Messing y Laura Dreyfuss.
La captura de pantalla se ha compartido en otras redes sociales como Instagram y Facebook, a través de las cuales mujeres de todo el mundo buscan evidenciar la horrible realidad acerca del acoso sexual. Incluso, hay varios hombres que se han sumado a denunciar sus propias historias de acoso o simplemente se han unido en apoyo al movimiento.
La popular respuesta a #MeToo es incluso una especie de terapia grupal en la que mujeres de todo el mundo se dan cuenta que no están solas ante esta lamentable situación, además de ser un movimiento que demuestra lo frecuente que es el acoso y la violencia sexual en contra de las mujeres, fenómeno que debe ser desnormalizado y erradicado de una sociedad en la que merecemos vivir en paz.