Ámsterdam

Ámsterdam

Ámsterdam

Con alrededor de 700.000 habitantes, que en su mayoría utilizan la bicicleta como medio de transporte para evitar los atascos, Ámsterdam encierra un sinnúmero de sorpresas y curiosidades, desde colecciones de pintura al mítico Barrio Rojo, centenares de coffee shops, tiendas de drogas naturales, así como museos dedicados a los temas más insospechados.Un paseo en patín por los canales, un día de campo en Vondelpark o alquilar una bici son algunas de las posibilidades que ofrece Ámsterdam, pero no podemos eludir visitas obligadas como la Plaza de Dam. En este lugar está el Palacio Real, antiguo ayuntamiento, y la iglesia de Santa Catalina. Al noroeste de la Plaza de Dam se sitúa el Barrio Rojo, donde están los conocidos escaparates de las prostitutas.Ámsterdam tiene además otras plazas y museos de obligada visita: el Rijksmuseum, dedicado a la pintura flamenca, y el museo de Van Gogh, la Casa Museo de Rembrandt y la casa donde Ana Frank escribió su diario.Las personas que prefieran hacer compras disfrutarán con los mercadillos que ocupan las calles de Ámsterdam. Uno de los más interesantes es el Bloemenmark, el mercado de las flores donde se pueden adquirir los famosos tulipanes.Holanda también es un experimento mundial con respecto a las drogas. En Ámsterdam hay decenas de bares donde uno puede comprar legalmente marihuana de Afganistán o Colombia, hachís del Golfo o éxtasis holandés. Rembrandtplein es uno de los centros neurálgicos de la noche de Ámsterdam, allí abundan los cafés, los bares de copas y las discotecas. Hay muchas terrazas al aire libre que, durante el verano, prolongan su horario hasta bien entrada la madrugada.Comer en Amsterdam exige pagar un poco más de lo habitual. Aun así la diferencia no es tan grande en los cafés que también sirven menús. Es fácil encontrar lugares para comer donde además se cuente con un DJ. Uno de esos locales es el restaurante Blender. En verano se puede ir en barco para cenar en la gran terraza frente al agua. Está lejos del centro pero merece la pena (Van der Plamkade 16).Los hoteles en Amsterdam tampoco son baratos. Además, es necesario reservar con tiempo, porque suelen estar ocupados casi todo el año. Para reservar desde el extranjero, Netherland Reservation Centre, telf +31 70 320 25 00.Posiblemente el hotel con más personalidad de Ámsterdam sea el Anouska Hempel, un inmueble del siglo XVIII de tan sólo 26 habitaciones y suites decoradas cada una de ellas de forma distinta en un edificio de cuatro plantas.