Bogotá vale la pena

Bogotá vale la pena

Bogotá vale la pena

De Bogotá, ciudad de más de seis millones de habitantes, se han dicho muchas cosas y a pesar de las negativas, como la inseguridad y el denso tráfico, vale la pena visitarla.Quien llega por primera vez a la capital de Colombia desde el avión ve un sin número de construcciones pequeñas, rodeadas de una gran sabana que todavía no ha sido devastada por la mano del hombre.En la ciudad, lo mejor conservado corresponde a los barrios de La Candelaria y La Catedral, donde se guarda el sabor de la colonia y de los inicios de la república. Allí se encuentra lo más logrado de la arquitectura institucional y religiosa, así como de la arquitectura doméstica. La Candelaria es el centro histórico de la ciudad porque fue en allí donde se fundaron las primeras doce chozas de la capital. En este barrio encontramos museos, teatros, galerías, escenarios culturales, bibliotecas, algunos ubicados en hermosas y pintorescas casas coloniales. Pero no solamente hay historia, los visitantes pueden encontrar además una Bogotá coqueta y acogedora.A 2.800 metros sobre el nivel del mar se eleva Monserrate, esta montaña legendaria a donde van a peregrinar numerosos colombianos. En su santuario yace una de las más hermosas estatuas españolas del siglo XVII conocida como "El Señor Caído de Monserrate". En el cerro se encuentra un mercado de artesanías y algunos restaurantes, desde donde se puede apreciar un gran panorama de la Sabana de Bogotá. Otro paisaje turístico digno de admirar es el salto del Tequendama.Con este mismo nombre, el Hotel Tequendama Inter-Continental (Calle 26 #10-18 – Tel. 2861111, Fax. 2822860) se presenta como una magnifica opción de alojamiento en Bogotá.La comida de Colombia varía de una zona a otra. En Bogotá se distinguen el "ajiaco", una sopa con pollo, patatas de diversas clases y hortalizas que se sirve con maíz y alcaparras; y el chocolate santafereño, una taza de chocolate caliente con un trozo de queso dentro. En el restaurante Casa Brava (Km. 4,5 Vía La Calera), que cuenta con excelentes panorámicas, podemos degustar una deliciosa carne en todas sus formas.