El Camino de la Costa

El Camino de la Costa

El Camino de la Costa

La veneración tributada al Apóstol Santiago, el tiempo y las circunstancias definieron las rutas jacobeas. Y si el trayecto más famoso es el llamado Camino Francés, que penetra en España por Roncesvalles, la existencia de monasterios y santuarios, establecimientos hospitalarios, cofradías y órdenes militares dan muestra también de la importancia del Camino de la Costa.Aunque el llamado Camino Francés -que atraviesa el Pirineo por Somport y Roncesvalles- es la ruta jacobea por excelencia, es muy probable que los primeros romeros a Santiago llegasen desde tierras cercanas, simplemente porque la noticia del descubrimiento del sepulcro del Apóstol tardó bastante en propagarse al tener que ser aceptada y reconocida por la Iglesia católica.Y fue probablemente por la costa por donde tuvo que extenderse la noticia, ya que en aquella época, hacia el año 814, el resto de la Península estaba ocupada por el Emirato de Córdoba. De modo que el Camino de la Costa, también conocido como Ruta Cantábrica o Camino Alto, fue el usado en los primeros tiempos.El Camino de la Costa llega desde Francia por Irún y va bordeando el Cantábrico hasta Foz, en Lugo, por donde penetra para unirse al Camino Francés en Arzúa.En la iglesia parroquial de Ntra. Sra. La Real, de Zarauz (Guipúzcoa), se conserva todavía una ?tumba del peregrino?. Gernika tiene una especial relevancia en la ruta pues en ella enlazaba el camino que desde Bermeo recorrían los peregrinos que habían iniciado su viaje por vía marítima. Antes de llegar a Arzúa, los peregrinos pasaban por Santander, donde había varios hospitales para peregrinos. La vía de la Costa sigue por Gijón y en su entrada en Galicia se puede escoger por conocer la amurallada ciudad del Sacramento vía Meira o seguir por la costa de A Mariña o Ribadeo, habitual puerto de desembarque de peregrinos, y Sobrado.Además de este trazado del Camino de la Costa, otros itinerarios igualmente concluían en el pórtico de La Gloria. Sin duda, la curiosidad y el espíritu aventurero del peregrino trazaron algunas modificaciones y variantes a esta ruta.Para comenzar el Camino con energía, una buena idea es acercarse a comer al prestigioso Hotel Restaurante Karlos Arguiñano en Zarauz (Mendilauta, 13, Tfno: 943 13 00 00). Alojarse en el Parador* * * * de la villa marinera de Ribadeo (Amador Fernandez, 7, Tfno : 982128825, Fax: 982128346) es también muy recomendable.