2010-05-07 13:24:19 Por: Redacción

El embrujo de Granada

La visita a la Alhambra es imprescindible

El embrujo de Granada

El embrujo de Granada

El origen de la ciudad de Granada está envuelto en un halo de misterio, muchos de sus rincones encierran leyendas y fábulas que la convierten en una ciudad mágica, llegando incluso a remontar su creación al bíblico Noé, a Hércules o hasta distintas civilizaciones de la antigüedad.Lo cierto es que el origen de Granada se remonta a la tribu ibérica de los túrdulos, una de las tribus más civilizadas y de las primeras pobladoras de la Península Ibérica, que fundó el asentamiento con el nombre de Ihverir. Posteriormente los romanos la conquistaron, alrededor de los siglos I y II a.C, y la convirtieron en un municipio que ocupaba los actuales barrios de la Alcazaba y el Albaicín y se extendía hasta la colina de la Alhambra. La llamaban tanto por su nombre ibérico Iliberis, como por el nombre latino, Florentia o "ciudad florida".Granada es hoy un importante referente cultural a nivel internacional. Su Universidad, de gran prestigio y cuyos estudiantes han ocupado un lugar importantísimo dentro de la ciudad, es uno de los motores de la economía y la cultura de la misma.La Alhambra, denominada así por sus muros de color rojizo (Castillo Rojo), está situada en lo alto de la colina de al-Sabika, en el margen izquierdo del río Darro, al este de la ciudad frente a los barrios del Albaicín y de la Alcazaba. Su posición estratégica, desde la que se domina toda la ciudad y la vega granadina, hace pensar que existían construcciones anteriores a la llegada de los musulmanes. Su conjunto, completamente amurallado, posee una forma irregular limitado al norte por el valle del Darro, al sur por el de la al-Sabika, y al este por la Cuesta del Rey Chico, que a su vez la separan del Albaicín y del Generalife, situado en el cerro del Sol.Se tiene constancia por primera vez de ella en el siglo IX, cuando en el año 889 Sawwar ben Hamdun tuvo que refugiarse en la Alcazaba y repararla debido a las luchas civiles que azotaban por entonces al Califato cordobés, al que pertenecía Granada. Posteriormente, este recinto empezó a ensancharse y a poblarse, aunque no hasta lo que sería con posterioridad, ya que los primeros monarcas zaríes fijaron su residencia en lo que posteriormente sería el Albaicín.A pesar de la incorporación del castillo de la Alhambra al recinto amurallado de la ciudad en el siglo XI, que la convirtió en una fortaleza militar que dominaba toda la ciudad, no sería hasta el siglo XIII con la llegada del primer monarca nazarí, Mohamed I (1238-1273) cuando se fijaría la residencia real en la Alhambra, lo que marcó el inicio de su época de mayor esplendor.Primero se reforzó la parte antigua de la Alcazaba, y se construyó la Torre de la Vela y del Homenaje, se subió agua del río Darro, se edificaron almacenes, depósitos y comenzó la construcción del palacio y del recinto amurallado que continuaron Mohamed II (1273-1302) y Mohamed III (1302-1309), al que también se le atribuyen un baño público y la Mezquita sobre la que se construyó la actual iglesia de Santa María.A Yúsuf I (1333-1353) y Mohamed V (1353-1391) les debemos la inmensa mayoría de las construcciones de la Alhambra que han llegado a nuestra época. Desde la reforma de la Alcazaba y los palacios, pasando por la ampliación del recinto amurallado, la Puerta de la Justicia, la ampliación y decoración de las torres, construcción de los Baños y el Cuarto de Comares, la Sala de la Barca, hasta el Patio de los Leones y sus dependencias anexas. De los reyes nazaríes posteriores no se conserva prácticamente nada.Uno de los elementos decorativos más impresionantes utilizados en la Alhambra es la bóveda de mocárabe, que está compuesta por celdillas o alveólos superpuestos, destacando por su utilización la Sala de los Abencerrajes y la Sala de las Dos Hermanas.

A la hora de visitar la Alhambra podemos elegir entre un buen número de formas para acceder a ésta. Pero, sin lugar a dudas, la mejor forma es a pie, ya que se pueden apreciar aspectos naturales y artísticos del entorno que pasan desapercibidos si elegimos otros medios.

Comentarios
El embrujo de Granada