El encanto de Bellinzona

El encanto de Bellinzona

El encanto de Bellinzona

Tres castillos forman la composición de Bellinzona, la actual capital del cantón suizo de Tesino. Una larga y pantanosa llanura que los tesineses llaman de Magadino conduce a Bellinzona desde Lugano, la gran atracción turística de este cantón del sur de Suiza.Su silueta en el horizonte, resaltada con sus tres fortalezas medievales, cautiva al visitante con la presencia de las altas y casi siempre nevadas cumbres alpinas.Bellinzona es la ciudad más italiana de Suiza. Conviene venir a Bellinzona en sábado, que es cuando está a rebosar de gente en el mercadillo medieval que se celebra en la Piazza Nosetto.El Ayuntamiento, con su esbelta torre y su patio interior, los rincones y las plazas, los patios, el teatro neoclásico de palcos o su Colegiata dedicada a San Pedro y San Esteban, constituyen el encanto de esta villa que esconde también la vida animada de un centro moderno con numerosas boutiques, tiendas de exquisiteces y cafés que invitan a dar un paseo relajante.Bellinzona fue finalmente elegida capital cantonal en 1878, después de rotarse esporádicamente con Lugano y Locarno, y sigue ostentando ese título en la actualidad.
La Bellinzona del siglo XXI tiene tres castillos que lucen la etiqueta de la UNESCO desde 2000. Castelgrande, el castillo más viejo y grande, ofrece una vista hermosa del casco antiguo y del entorno de la ciudad desde sus dos torres visibles desde todos los ángulos: la Torre Nera (28 metros) y la Torre Bianca (27 metros).