Fuensaldaña y su castillo

Fuensaldaña y su castillo

Fuensaldaña y su castillo

En el siglo XVI, Fuensaldaña, al igual que el resto de la región, vivió años de decadencia agrícola y económica, que no vería superada hasta el siglo XVIII. Hacia el año 1700, se empezaron a realizar importantes inversiones públicas y privadas en toda la comarca, que darían sus frutos lustros después. A mediados de esta centuria, se consolidaron las plantaciones vitivinícolas y el sembrado del trigo, que se convirtió en el cultivo por excelencia de la Ilustración.El CastilloEs el monumento más emblemático del municipio y sigue las directrices de la denominada escuela de Valladolid de los castillos señoriales. Fuensaldaña y la familia Vivero se encuentran unidos a través de la pétrea fortaleza, construida por don Alonso Pérez de Vivero en el siglo XV.La fisonomía de esta fortaleza es la típica de un castillo señorial, con Torre del Homenaje destacando sobre el resto de la construcción, un sencillo recinto cuadrado con cubos en las esquinas y un patio de armas que se ha convertido en hemiciclo de las Cortes de Castilla y León. La Torre del Homenaje, a la que se accedía a través de un puente levadizo, tiene una altura de 34 metros y es de sección rectangular. Sus garitas de esquina se han prolongado hasta el suelo en cuatro torretas que reciben el matacán corrido, desde donde se defendían los pies de la torre.El interior de dicha torre se distribuye en tres pisos y un sótano, comunicados entre sí por una escalera en espiral de planta cuadrada. Cada una de sus plantas alberga una amplia estancia abovedada iluminada por ventanas con rejas góticas.El patio de armas es de planta cuadrada y antiguamente disponía de dos pisos dedicados a alojar a la servidumbre y a la infraestructura interna de la fortaleza. Hoy en día, únicamente se advierten los canecillos que sostenían estas plantas.El centro del patio de armas da cobijo actualmente al hemiciclo de las Cortes. En torno a él se distribuyen despachos y distintas oficinas administrativas.Qué visitar:Iglesia de San Cipriano: La iglesia parroquial de San Cipriano es de estilo gótico, aunque con reformas del siglo XVII. En su interior se encuentra un excelente retablo rococó, en el que destaca una escultura de San Gregorio, tallada por Manuel Siena.Monasterio de la Concepción: Lo más destacado de su iglesia es el retablo de la Anunciación y las tallas de San Francisco y de la Asunción.Ayuntamiento: La Casa Consistorial de Fuensaldaña es de construcción reciente. La entrada al Consistorio está presidida por seis arcadas de medio punto.Casas blasonadas: Sus fachadas, presididas por escudos de armas, atestiguan la estancia de nobles moradores.