Granada en 3 días

Granada en 3 días

Granada en 3 días

Posee un palacio encantado donde hace siglos se desarrolló una de las culturas más refinadas que ha conocido nuestra historia. Granada es el embrujo de la Alhambra, pero también la Cartuja, la Capilla Real, el Sacromonte y el Albaicín. Te descubrimos cómo recorrer todos sus rincones en apenas un fin de semana.Día 1: la Joya de la corona
Reserva toda la mañana para la Alhambra (venta anticipada: 902 88 80 01. Precio: 10 ?). Un consejo: recórrela con los cuentos de Washington Irving en la mano. También vale la pena tomarse algo en el Parador Convento de San Francisco para disfrutar de la vista. Después, puedes comer en una de las tascas del Campo del Príncipe tras haber explorado el barrio del Realejo, donde las tapas son una religión. Y por la tarde tienes varias opciones: un paseo por el Albaicín, alguna compra en la Calderería Vieja, visitar una tetería o dejarte mimar en el Hammam (c/ Santa Ana, 16. Precio: 17 ? sin masaje). Para cenar sin perder de vista la Alambra ve al Mirador de Morayma (c/ Pianista García Carrillo, 2. Telf.: 958 22 82 90. Desde 30 ?). Y termina en una zambra en la Cueva del Rocío, en el Sacromonte.Día 2: La herencia cristiana
Por la mañana, recorre la ciudad del siglo XIX atravesando la Gran Vía de Colón y reservando una parada para los helados de La Veneciana. La Catedral queda a dos pasos. Fue mandada construir por los Reyes Católicos sobre los cimientos de la Gran Mezquita, aunque de aquella época sólo queda la Capilla Real, uno de los rincones más insólitos de la ciudad. Para comer, acércate a La Pataleta (plaza Gran Capitán, 1. Telf.: 958 29 38 54. A partir de 30 ?). Y por la tarde disfruta del esplendor de la Cartuja y el Monasterio de San Jerónimo. Al anochecer es recomendable tomar una copa en el Palacio de los Patos, donde suele haber recitales poéticos, antes de cenar frituras en Cunini (Plaza de la Pescadería, 14. Telf.: 958 25 07 77).Día 3: Alrededores con historia
Acércate a Guadix, una ciudad antiquísima conquistada por romanos, árabes y cristianos. Así lo demuestran su Alcazaba, la Catedral y los palacios que la rodean. En uno de ellos se esconde el Hotel Comercio, en cuyo restaurante puedes probar la sopa de Guadix y el cordero a la miel por unos 25 ?. Vale la pena alojarse en una de las famosas cuevas de la ciudad. Además, suelen incluir la posibilidad de acercarse a los baños termales de Alicún para hacerse algún tratamiento (precio: 20 ?).