Haro, capital del vino

Haro, capital del vino

Haro, capital del vino

Muy poca gente sabe que Haro, también conocida como la capital del vino, debido a su estratégica ubicación frente al paso de Las Conchas, no sólo tiene fama por los caldos (excelentes), sino porque esta villa ilustrada fue junto con Jerez de la Frontera, la primera población en contar con alumbrado eléctrico. Corría el año 1890. Los viajeros decían al llegar la noche : «Ya estamos en Haro, que se ven las luces».Plaga de Filoxera
Haro es una población con muy buenas casas, mejores calles y grandes palacios renacentistas y barrocos. Nunca fue una ciudad pobre, pero el despegue económico llegó cuando la plaga del hongo de la filoxera arrasó los viñedos de Burdeos. Los franceses vinieron a España en busca de un un producto de una calidad similar y a partir de entonces las compras fueron masivas. Esta exportación (entonces se hacia en barricas y a granel) también favoreció la llegada del ferrocarril, que lo hizo en una fecha tan temprana como 1863.
El alto de la estación
Es algo más costoso, pero la mejor manera de llegar a Haro es en autobús. Permite autonomía total. Está sobre un promontorio que domina la desembocadura del Tirón en el Ebro. Sus orígenes se remontan al neolítico, pero la historia más cercana procede de los López, señores de Vizcaya y fundadores de Bilbao. El paseo turístico no encierra ningún problema. Debemos descender bien por la calle de La Ventilla o por La Vega hacia la Plaza de La Paz.
Plaza de La Paz
Estamos en el centro de Haro. La plaza es preciosa y tiene en su centro un kiosko. Allí está el ayuntamiento. Reúne en su entorno el Café Music, Bombilla, Madrid, El Sol, Las Cigüeñas, Virginia Pub y el clásico El Suizo. Los edificios son de gran calidad y la mayoría han sido restaurados, excepto el monumental "El Torreón", que está apuntalado.
Desde la plaza tenemos dos opciones y debemos utilizarlas. La primera es bajar hacia el Ebro por la calle Santo Tomás y llegar a la iglesia del mismo nombre. Es de estilo gótico tardío y fue declarada monumento nacional en 1931. Unos metros más abajo discurre, manso, pero muy ancho, el río.La patrona de Haro es la Virgen de La Vega. Está en lo que se denomina extramuros. Alberga una imagen gótica del siglo XIV que aseguran que procede de Granada. El edificio fue construido en el siglo XVIII sobre una ermita románica del siglo VIII.