Jaca, entre montañas

Jaca, entre montañas

Jaca, entre montañas

Jaca se ha convertido en la actualidad se ha convertido en un importante centro turístico y de deportes de invierno del Pirineo, pero atesora también un notable legado monumental, que es reflejo de la trascendencia de sus más de dos mil años de historia.Posee la primera catedral de estilo románico del país (s. XI), levantada para consolidar la ciudad como enclave estratégico del Camino de Santiago. A ello se unió su condición de primera capital del primitivo Reino de Aragón, por elección del rey Sancho Ramírez (1077). Su naturaleza fronteriza moldeó su crecimiento como espacio defensivo durante varios siglos, dejando evidentes huellas arquitectónicas entre las que destaca la Ciudadela, singular fortaleza pentagonal del siglo XVI.El pasado y el presente se mezclan en Jaca, ciudad de servicios entregada decididamente al turismo. Su cercanía a las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, el formidable entorno montañoso, el Camino de Santiago, la nueva pista de hielo y el importante sector terciario fortalecen su vocación histórica de ?capital del Pirineo?.El edificio que alberga el Ayuntamiento de Jaca fue construido en dos fases entre los siglos XV y XVI. Destaca la fachada principal, obra de Juan de Rosellet y excelente muestra del plateresco aragonés que fue levantada por canteros vizcaínos en 1544. Hasta hace muy poco, el embetunado de la pared le daba un aspecto muy característico. Con la rehabilitación y saneado de la fachada que ha ejecutado el ayuntamiento entre 2005 y 2006, ha aparecido un tipo de piedra porosa que le confiere un aspecto totalmente distinto, pero también de singular belleza. Por lo demás, el estilo de la construcción es renacentista.