Londres, un mercadillo para cada gusto

Londres, un mercadillo para cada gusto

Londres, un mercadillo para cada gusto

De Londres se ha dicho que es un laberinto en constante expansión que no deja de extenderse hacia el infinito. También que es uno de los mejores lugares del planeta para ir de compras… en plena calle. Hay un mercadillo para cada gusto, y en ellos se encuentra de casi todo y para todos los bolsillos. Siempre están repletos de expertos en moda, marchantes de arte, estudiantes, coleccionistas y turistas a la caza de la mejor oferta y de originalidades sin parangón. Y sí, es más que probable que uno acabe comprando más de lo que pretendía.Pero, incluso siendo una ciudad cara, vale la pena. No es exagerado decir que si no se puede encontrar algo en Londres es que no existe. Rebusque entre las montañas de antigüedades y ropa en el mercado de Portobello Road; entre las obras valiosas de las librerías en la zona de Charing Cross Road; sin olvidar el mercado de Camden, el de flores -Columbia Road-, el de frutas y verduras exóticas -Ridley Road-, el de Spitalfields, frecuentado los fines de semana por artistas y famosos; el de Bermondsey, uno de los más grandes de Londres, donde los ladrones en tiempos pasados vendían lo que robaban a otras personas… Para ir de compras todos los días de la semana. O casi. Aquí van algunos.Camden Town: la fauna de Londres y la ropa de segunda mano Camden Market: Una de las principales atracciones turísticas, por tratarse de varios mercados alternativos, tanto al aire libre como cubiertos, que venden ropa nueva y usada, joyas, discos y cintas, artesanía y antigüedades. Hay varios restaurantes y se pueden hacer excursiones por los canales en la zona. Alcanza su máximo apogeo los domingos.La zona, al norte de Londres, se ganó su reputación de sitio bohemio y disoluto a mediados del siglo XIX, cuando inmigrantes griegos e irlandeses echaron raíces en el barrio. Por entonces también, ciertos artistas, entre ellos Alan Bennett -uno de los principales dramaturgos británicos de su generación- vieron el potencial de las altas y espaciosas casas y se mudaron aquí. Hoy por hoy, los residentes evitan los mercados. Aun así, la zona tiene sus bemoles: cada noche, la estación de metro de Camden Town se adorna con las exóticas insignias de punks y góticos, tribus urbanas que reivindican la estética de Sex Pistols, predicadores callejeros y "junkies".Las gangas son algo extrañas en este conjunto de cinco rastrillos encadenados. Inusuales artículos para el hogar y artesanías en la galería principal del Camden Lock Market, gafas de sol baratas, discos de vinilo, zapatillas Converse a tutiplén, ropa de segunda mano y modelos de jóvenes diseñadores, divertidas lámparas… Conviene asumir de antemano que habrá que andar entre hordas de gentes. La mejor parte del mercado es The Stables, tras los arcos del ferrocarril, con artículos asiáticos, alfombras, muebles de pino y ropa sesentera.Metro: Camden Town hasta Chalk Farm Road.
Horario: Todos los días, de 9.30 a 17.30.
Web: www.camdenlockmarket.comNotting Hill: Regalos de calidad y comida biológica. La Central Line (naranja), la Circle Line (amarilla) y la District Line (verde) del suburbano londinense conducen hasta la parada de Notting Hill Gate. Gire a la derecha en Pembridge Road, luego a la izquierda en Portobello Road, nombre que hace honor a la captura del navío Porto Bello a costa de los españoles en 1739. La vista promete. Dicen las guías que Notting Hill es un «cúmulo de protuberancias» con sus mansiones extremadamente caras. Y sí, la gente parece salida de la película que protagonizaban el británico Hugh Grant y la estadounidense Julia Roberts. De viernes a domingo, busque ese regalo especial que quiere llevarse en la maleta de vuelta a casa. Lo encontrará entre piezas de anticuario de calidad, ropa estilo "vintage", bufandas de plumas, jarrones y artículos victorianos, monedas, relojes, brazaletes y pendientes encantadores y comida de cultivo biológico. En definitiva, una amalgama de artículos que coquetean con el lujo. Dos apuntes turísticos: uno, en el número 22 de Portobello Road hay una plaquita azul, a la memoria de su antiguo inquilino, el escritor George Orwell. Dos, pase por la Lisboa Pâttisserie, uno de los mejores lugares donde comer delicias portuguesas en Londres (Golborne Road, 57).Metro: Notting Hill Gate y Ladbroke Grove.
Horario: El sábado es el mejor día para visitarlo.
Web: www.portobelloroad.co.ukBermondsey: Objetos de dudosa procedencia. Especializado en artículos de plata, porcelana y cristal. Curioso y mítico mercado situado en la zona de "Tower Bridge", al sureste del Támesis. Según se dice, es legal vender allí objetos robados antes del alba, sobre las cuatro de la madrugada, lo que explica por qué la actividad decrece en el lugar hacia las ocho. En el año 2003 la Cámara de los Comunes llegó a debatir sobre la existencia de dicho mercado… Hasta hoy. Chucherías de toda clase, desde bolas de bolera y agujas para sombreros hasta bisutería y porcelana, que se codean con una selección de objetos de plata. Por algo es el rastrillo favorito de marchantes y coleccionistas de todo el mundo.En la misma calle se encuentra el museo Fashion & Textile Museum. Pintado de rosa y anaranjado, se yergue como un faro entre las grises calles del sur de la ciudad. El gran vestíbulo rosa, con suelos incrustados de joyas, conduce hacia una extensa galería y una sala de exposiciones. El grueso de la exposición contiene cerca de tres mil vestidos donados por la diseñadora británica Zandra Rhodes -pelo rosa intenso, freak, barroca, disparatada-, junto con el archivo de su colección de borradores y esbozos de sus diseños, trajes terminados, vestuarios completos y vídeos de modelaje.Metro: Bermondsey.
Horario: Viernes, de 6 a 15 horas.
Web: www.bermondsey-square.com

También podría gustarte