El Mar Menor

El Mar Menor

El Mar Menor

La zona turística y litoral de San Pedro del Pinatar recibe el nombre de Lo Pagán. Desde allí se puede observar la "encañizada" en la unión natural del Mar Menor y el Mar Mediterráneo.Al Parque Regional Salinas de San Pedro se accede desde Lo Pagán o desde San Pedro del Pinatar por carretera asfaltada, dirección a las Salinas y el Puerto (3 km). La excursión por el Mar Menor comienza aquí, al Norte de esta Laguna Salada y en el límite con Alicante. La importancia del parque radica en que esta mezcla de humedales y dunas es la más grande de la Región de Murcia y en ella conviven numerosas especies de animales y plantas características de estas zonas, y son paso obligado de aves migratorias.Es buena idea empezar a caminar desde la misma caseta de información, donde hay que dejar el vehículo. Pero si alguien se lleva el coche a Lo Pagán ahorrará a los excursionistas el tener que regresar luego aquí. Después, la otra posibilidad es acercarse al Puerto de San Pedro para ver los barcos y luego coger la orilla de la playa dirección sur.La playa es ancha y el Mediterráneo, a la izquierda, con frecuencia es bravío. Por la playa de La Llana se llega, en 2 km. de paseo, hasta la Punta de Algas, donde las aguas del Mediterráneo (Mar Mayor), se juntan con las del Mar Menor. Esta zona de canales y pantanos es natural y se le llama Gola. Aquí los pescadores inventaron un curioso sistema de pasillos hechos con cañas (encañizada) para atrapar el pescado vivo a su paso por la Gola. Así, también se le podía engordar para su posterior consumo.Con frecuencia, al levantar la cabeza, es fácil observar volando gaviotas, patos, flamencos y charranes. Es un lugar con encanto; montones de algas negras en la orilla, rocas areniscas muy gastadas por el mar, con pozas de agua en donde algunos peces se han visto atrapados temporalmente… La Manga urbanizada queda en la otra orilla.Desde la Punta de Algas, y de espaldas a La Llana, puede llegarse por un camino de tierra hasta las Salinas de Cotorrillo y el Molino de la Calcetera, ya a orillas del Mar Menor. Allí, en una zona indicada, se dan los tradicionales "baños de lodos", con una acción terapéutica reconocida.Siguiendo recto por este camino de tierra que limita las Salinas de Cotorrillo del Mar Menor, se alcanza el Molino de Quintín y Lo Pagán, final de este recorrido. Tras disfrutar del paisaje y, porqué no, de los lodos, no vienen mal aperitivos de la zona como la mojama o los sabrosos langostinos del Mar Menor. Y si se precisa algo más contundente, el plato estrella es el arroz caldero, hecho con ñoras, ajo y pescado de distintas variedades.