2006-05-24 09:53:51 Por: Redacción

Para los que disfrutan del amor: París

Una forma de atesorar un recuerdo más duradero que cualquier joya

Para los que disfrutan del amor: París

Para los que disfrutan del amor: París

"Siempre nos quedará París" se decían Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en "Casablanca" al evocar los mejores días de su idilio.El amor en la capital francesa es más amor, un paseo de la mano de la persona amada por sus calles es más intenso, una cena a la luz de las velas con una vista del Sena es, simplemente, inolvidable.París, la ciudad de la luz, es un paraíso para los amantes del arte, la cultura y la historia. Un rico pasado que se manifiesta en todo su esplendor en fantásticos monumentos como la Torre Eiffel, el Palacio del Louvre o el Arco del Triunfo. Para moverse por la ciudad lo mejor es el metro, ya que el tráfico es terrible durante todo el día.Los lugares de interés y centros económicos están divididos por el Sena. Un vivo y dinámico presente que se manifiesta en los diferentes barrios de la ciudad, cada uno de ellos con su propia identidad: el estilo burgués de El Marais, el bohemio Barrio Latino, el romántico Montmartre con la Basílica del Sacré Coeur y los artistas callejeros de la Place du Tetre, el glamour de la alta costura en los Campos Elíseos o la sofisticación y el lujo del Barrio de la Ópera. Tradicionalmente, la Rive Gauche (lado izquierdo) es la zona intelectual, mientras que la Rive Droite (lado derecho) es considerada más comercial y burguesa.El arte encuentra su lugar en las galerías de arte que según su ubicación seguirán una tendencia avanzada o clásica consagrada —y en sus más de cien museos, la gama de posibilidades es infinita. Son ineludibles las visitas al Centro Pompidou (Beaubourg) —la catedral mundial del arte contemporáneo— al museo de Orsay, a las exposiciones del Petit Palais y al más antiguo de los museos franceses, el Louvre. No hay que dejar pasar las hermosas y románticas casas de Balzac, Victor Hugo, Delacroix o Rodin. Para visitar varios museos en 1, 2 , 3 y hasta 5 días consecutivos existe un bono-museo (Carte musées-monuments).La gastronomía es para perderse (francesa y de todos los lugares del mundo) y hay hoteles para cada uno de los bolsillos. Conviene mirar las ofertas de las agencias que, dependiendo de la época del año, pueden llegar a ser muy interesantes.

Comentarios
Para los que disfrutan del amor: París