Salobreña, a los pies del castillo

Salobreña, a los pies del castillo

Salobreña, a los pies del castillo

Rincones asombrosos con recodos, portones, ventanucos, pasadizos y bóvedas. Nombres tan sugerentes como Barrio de la Loma, la Fuente, el Brocal, o el Albaicín, nos hacen transportarnos a épocas pasadas. Esta localidad goza de un clima privilegiado, subtropical, con temperaturas medias anuales de 18 grados, mínimas de 14 y máximas de 32, que permite disfrutar de sus playas la mayor parte del año. Además, por su ubicación en el corazón de la Costa Tropical, Salobreña está muy próxima a muchos otros puntos de interés turístico de la zona.El patrimonio también constituye uno de sus atractivos turísticos. Destacan el Castillo Árabe, que en verano acoge numerosas actividades culturales, la Iglesia del Rosario, la Medina, el Parque de la Fuente, y el Parque y miradores de Gambullón entre otros. La Oficina Municipal de Turismo organiza interesantes visitas guiadas por estos y otros lugares, como la fértil y verde vega que se extiende a los pies del Castillo, con cultivos de caña de azúcar y árboles de frutas tropicales.El centro histórico de la localidad está formado por barrios construidos en el interior de la desaparecida muralla que en la Edad Media fortificara la ciudad convirtiéndola en uno de los lugares más inexpugnables de la costa de Al Andalus. Los barrios de La Loma, La Fuente, El Brocal o el Albaycin conservan rincones curiosos con una estructura auténticamente medieval que serpentea entre fachadas, callejas, recodos, portones, ventanucos, pasadizos y bóvedas. Entre sus enclaves destacan el castillo árabe, la iglesia mudéjar, el paseo de las flores, los Miradores del Postigo, La Frescunda y el Albaycin.Por su enclave privilegiado y rico entorno ha sido asentamiento de numerosas civilizaciones. Los primeros asentamientos datan del Neolítico y posteriormente los fenicios, romanos y árabes han dejado su huella en la historia de Salobreña. Durante el Neolítico, pastores seminómadas frecuentaron la zona dejando como huella de su cultura la Cueva del Gran Capitán en las Cercanías de Lobres. En el siglo VIII aC desembarcan los fenicios en sus costas quienes establecen una factoría y salazón de pescado. Hacia el s. VI aC, es conquistada por los cartagineses y ya bajo dominación romana se integra en la provincia Bética. Durante la dominación romana formó parte del itinerario que unía Castulo con Malaka.Comienza su etapa musulmana en el 713 dC, cuando Abdelaziz, hijo de Muza, ocupa estos territorios. Esta etapa duró ocho siglos y su máximo esplendor fue en el periodo nazarí del Reino de Granada, pasando a llamarse Salubania. En 1489 los cristianos conquistan Salobreña, de la mano del capitán de artillería Francisco Ramírez de Madrid. Por la defensa del castillo tras el asedio del rey nazarí Boabdil, los Reyes Católicos lo nombraron alcaide de Salobreña. A principio de 1810 los franceses ocupan esta zona, hasta ser expulsados en 1812. En la segunda mitad del siglo XIX resurge la industria azucarera, lo cual impulsa el desarrollo urbano de la villa.