Senegal, un buen destino

Senegal, un buen destino

Senegal, un buen destino

La publicidad del París-Dakar y el descubrimiento de las costas senegalesas para los touroperadores obligó a Senegal a dotarse de una infraestructura hotelera difícil de comercializar, razón por la que hoy es un buen destino. Además, su oferta en el interior sigue mejorando.No obstante, pese a que los ejes viarios que unen las principales ciudades del país están asfaltados, si se quiere explorar un poco a fondo el valle del Río, el desierto de Ferlo, Casamance o el Senegal Oriental, conviene disponer de un vehículo todo-terreno.Durante la estación invernal, en Casamance sobre todo, muchas pistas se hacen impracticables. Además, la densidad de la vegetación es tal que se hace difícil en esa época ver los animales. Durante la estación seca, a partir del mes de abril, son frecuentes las temperaturas muy elevadas en el Río, en el desierto de Ferlo y en el Senegal Oriental.Siempre conviene llevar una buena reserva de agua, algunos víveres, cubrirse la cabeza y llevar gafas de sol. También hay que evitar bañarse e incluso mojar las piernas en los pantanos: hay riesgo de bilharziosis. Otra de las precauciones a tener en cuenta es que hay que beber solo agua embotellada y tener cuidado al comer frutos o ingerir zumos.Si uno se queda en un pueblo, es de buen tono presentarse al jefe de la aldea y preguntarle, en especial, si se puede tomar fotografías. En el curso de las fiestas tradicionales, los portadores de máscaras siempre aprecian la discreción de ciertos turistas.La cocina africana destaca principalmente por su sencillez. En ella abundan los cereales. Se puede hablar de una gastronomía senegalesa que tiene como platos principales los preparados a base de carne o de pescado, presentados de múltiples maneras. El plato nacional es el tieboudienne, un preparado de pescado con arroz y verduras. Otra de las comidas típicas es el yassa de pescado, una dorada que se sirve acompañada de arroz hervido. Se elaboran también con pescado unos sabrosos buñuelos.Se pueden saborear todas las especialidades en la mayoría de los hoteles y restaurantes de Dakar y de las demás regiones donde hay para escoger entre la comida senegalesa y la comida europea tradicional.Si la opción es disfrutar sobre todo de las playas de Dakar, una buena idea es alojarse en el Hotel Indepéndanse**** ( Place de l"Indépendance, BP: 221 – Dakar ? Senegal. Tel.00.221.823.10.19. Fax: 00.221.822.11.17).