Valle de Tobalina (Burgos)

Valle de Tobalina (Burgos)

Valle de Tobalina (Burgos)

El Valle de Tobalina, que se encuentra al norte de Burgos y es cruzado por el río Ebro, tiene 169 kilómetros cuadrados y recibe su nombre de la abundancia de una piedra caliza llamada Toba, característica de la zona.Lo más aconsejable es acceder al valle por la localidad de Medina. La carretera transcurre por el desfiladero de La Horadada. Un paisaje impresionante de paredes verticales cubiertas por una espesa vegetación donde habitan multitud de rapaces. En la misma confluencia de los ríos Ebro y Nela se alza Trespaderne, que perteneció al valle de Tobalina.Pronto encontraremos las ruinas del castillo de Tedeja, uno de los más antiguos de Castilla. Se eleva sobre las ruinas de una fortaleza romana. Su acceso es difícil, tanto como obligatoria la visita a Pedrosa de Tobalina. El pueblo destaca por sus bellas e impresionantes cascadas, además de por el característico casco rural, con casonas blasonadas de toba y arenisca.La población de Quintamaría no es menos interesante. Se alza sobre un altozano que mira al Ebro y a los montes de Arzena. Un pueblo cercano al corazón del valle que reúne el conjunto de tumbas antropomorfas (hechas al tamaño del muerto) de todo el valle. El conjunto se encuentra a 500 metros de la iglesia parroquial y se alcanza por un sendero bien marcado. Son medievales y están excavadas en la roca arenisca. El hueco de la cabeza mira hacia el este. Este paraje impresiona.En este viaje también podemos visitar la torre de Bonifaz. Se encuentra en la localidad de Lomana. Es una de las casas fuertes de Burgos. La levantó en el siglo XV Alonso de Bonifaz, descendiente del almirante de Fernando III.Pocos kilómetros más adelante se encuentra Quintana Martín Galíndez, la capital de las 45 aldeas de este valle. Apenas alcanza los 1.800 habitantes. Es el primer lugar burgalés que poblaron los cristianos tras la invasión árabe. El ayuntamiento es nuevo y sustituye a un edifico del siglo XVIII. En lo más alto del pueblo vemos la torre de los García Salazar. Es una de las pocas que se conservan de la guerra entre los Salazar y los Velasco del siglo XIV.Imprescindible es pasar por el conjunto monumental de Frías, parar en San Martín de Don Herrán y Santa María de Garoña, por sus iglesias románicas. Los monasterios y tumbas medievales de Herrán (San Martín y Pópilo), Pajares, Orbañanos, Garoña y Cebas. En Mijaraluenga hay un menhir prehistórico.Hay que tomarse un tiempo para visitar los de este valle. Está zona de Las Merindades encierra una maravilla en cada recodo de la carretera. Al final, debemos abandonarlo por las hoces del Ebro, camino de Sobrón.