La vuelta al mundo

La vuelta al mundo

La vuelta al mundo

Si estás pensando en hacer realidad un sueño que recorre la mente de todos y cada uno de los mortales pero no sabes por dónde empezar, te ayudamos a elegir el mejor itinerario para dar la vuelta al mundo.En primer lugar debes tener en cuenta que una planificación con suficiente antelación es vital para no dejar que se escape ningún detalle a lo largo de todo el recorrido que oscila entre los dos y tres meses.Lujo en el marUna de las opciones a las que pueden recurrir es la travesía a bordo de un lujoso trasatlántico con todo tipo de comodidades desde donde se realizan atractivas excursiones a tierra.Un posible itinerario es éste: salida desde Los Ángeles, escala en Hawaii (Honolulu, Hilo y Lahaina) y en Kiribati (islas Christmas), recorrido por la Polinesia Francesa (se circundan las islas Morea, Papete, Bora Bora y Raitea) y rumbo a Apia, en Samoa. Tras cruzar la línea de horario internacional, donde se atrasa o adelanta el reloj 24 horas, la singladura continúa hacia las bellas islas de Laukota y Suva, en Fiji. Allí se pone rumbo a Nueva Zelanda (Bahía de las Islas y Auckland) y se visitan Sydney y Brisbane, en Australia.La travesía continúa por Indonesia y recala en Komodo, Semarang y el archipiélago de Karimunjawa, Singapur. Desde allí parte a Vietnam, el puerto de Hong Kong, Taiwan y Japón. Después de desembarcar en Petropavlosk (Rusia), cruza de nuevo la línea de horario internacional para recalar en los puertos de Alaska, con navegación por el fiordo College y los glaciares Hubber y Sawier. El crucero termina con Victoria y Vancouver, en Canadá.La naviera SilverseaOtra opción, la naviera Silversea, es recorrer el Caribe y Sudamérica. Se trata de un itinerario de 84 días, dividido en cinco tramos. El punto de partida es Fort Laudale, en Florida. El barco se dirige después a Antigua, Santa Lucía, Barbados San Bartolomé, San Vicente y las Granadinas, recalando en la Guayana Francesa hasta las costas brasileñas de Belem, Santorem y un crucero por el río Amazonas.En Manaos se puede tomar el barco de nuevo y bordear la costa brasileña de Natal, Recife, Salvador, Río y Paraty, hasta Montevideo y Buenos Aires. Desde allí, el barco cruza el Estrecho de Magallanes en dirección a Chile y navega por los fiordos. Recala en Santiago y baja a Punta Arenas hasta pasar por el confín de la Tierra, Ushuaia, y atravesar el Cabo de Hornos hasta, de nuevo, Buenos Aires.