Tratamos de tener sexo y no tuvo erección

Que un hombre no consiga una erección para mantener relaciones sexuales es más común y natural de lo que pensamos, sin embargo, la desinformación es lo que fomenta nuestras inseguridades y culpabilidad al enfrentar la situación con nuestra pareja.

 

¿Qué es una erección?

Una erección se produce cuando la sangre llega al pene, lo que lo mantiene erguido y en un ángulo separado del cuerpo; este proceso tiene lugar durante la fase de excitación, que pertenece a las cinco que forman la respuesta sexual masculina: deseo sexual, excitación, meseta, orgasmo y resolución.

 

 

 

¿Por qué no se le paró?

 

Que dicho proceso no se logre depende de causas muy concretas y en su mayoría pasajeras, como el agotamiento, estrés, nervios o ansiedad, así como por consumo de drogas o alcohol, ya que inhiben el sistema nervioso, lo que dificulta el envío de señales del cerebro para llenar los vasos sanguíneos del pene.

Lo que hay que tener en cuenta en estas ocasiones es que la falta de erección es momentánea y que seguramente al día siguiente, con un buen descanso y humor más positivo, podamos tener sexo sin ningún problema.

Cuando esta incapacidad persiste durante el tiempo se hablaría entonces de un problema de erección, disfunción eréctil o impotencia, para lo que es recomendable acudir al médico, aunque tampoco debe ser un tema del cual asustarse, pues normalmente con un tratamiento adecuado, y  mucha comunicación con tu pareja, tendrá solución.