¿Tu chico te ayuda a que llegues al orgasmo?

Aunque para las mujeres es un poco más complicado que lleguemos al clímax esto no es imposible ni debemos privarnos de dichas sensaciones.

Es bastante común que se asuma que en las relaciones sexuales las mujeres pocas veces llegamos al orgasmo, pues si bien es cierto que es un poco más difícil para nosotras llegar a él, no por eso debemos privarnos de dichas sensaciones.

No es necesario tener una pareja para conseguir llegar al clímax, pues perfectamente puedes tener momentos para consentirte y auto explorarte, sin embargo, hoy te hablaremos de cuando sí la tienes y no logras llegar a ese momento tan increíble.

Un aspecto que influye para que no alcances el orgasmo es tu personalidad y autoestima en la cama, que tanto te dejes llevar y te entregues, pero también de qué tanto hablas con tu pareja para decirle lo que te gusta y lo que no.

 

Sensibilidad en los senos

A veces se olvidan (o ignoran) que los senos son un área muy sensible con bastantes terminaciones nerviosas, son una zona erógena por excelencia, pero hay que masajearlos suavemente y poco a poco aumentar la intensidad. Si tu lo guías será más fácil para él e irá midiendo por si solo el ritmo que debe seguir.

 

Juegos previos

Esta es una actividad que necesita de la iniciativa de los, es entendible que en ocasiones no hay tanto tiempo para eso, peor suele ser más común que los hombres dejan de esforzarse en eso y quieran ir directamente al coito. Esto pueda ser causa de que no estés lo suficientemente excitada ni tu cuerpo tan dispuesto para el encuentro.

 

Pretende ser un experto

A veces su pretensión evita que sea espontáneo y que todo fluya con naturalidad; la experiencia se adquiere con el tiempo, la práctica y la conexión entre ambos, por lo que, por muy largo o limitado sea su historial, es diferente con cada persona.

 

Ser muy rudo sin preguntar si te parece bien

En el sexo, como en todo, hay para todos los gustos, esto también depende del momento, así que no hay mejor forma de saber lo que le gusta al otro que preguntándole; si no te pregunta y aun así te golpea o habla sucio y no te sientes cómoda entonces díselo, no debes hacer nada que no quieras.

 

Sus movimientos son muy bruscos

Es como con las caricias, hay momentos que se prestan para que las embestidas sean más intensas, pero es algo que va aumentando con la relación, no en cuanto se inicia el encuentro.

 

Está muy preocupado por el tamaño de su pene

Uno de los temas más abordados en sexualidad es si el tamaño del pene importa o no para una buena relación sexual, sin embargo, para muchas mujeres esto no es lo más importante, pues para empezar depende también de la anatomía de la mujer, además de que un buen encuentro depende de la calidad y paciencia de ambos.

 

Interrumpe el ritmo

Hay veces que podrías sentir que estas a punto de llegar, el ritmo y la presión son correctas, tu respiración se agita y… pum! Él se detiene o cambia de posición abruptamente. Si esto ocurre repetidamente hazle saber en que momentos sientes más cercano el orgasmo, tal vez él ni siquiera lo sabe, así la próxima vez que ocurra esté consiente y no detenga la acción en el momento en que debería ponerle aun más empeño.

 

No distingue la diferencia entre porno y la realidad

El porno siempre es exagerado y suele satisfacer solo las fantasías masculinas, así que es importante que él esté consciente de que el sexo no es lo mismo en la vida real que dentro de las pantallas; mejor experimenten y aprendan juntos.