Los amigos imaginarios de mi hijo

Un amigo imaginario es un fenómeno muy común en niños de 3 a 5 años

Los amigos imaginarios suelen ser un algo muy común en niños de etapa preescolar. Por lo regular este fenómeno se presenta con frecuencia en hijos únicos, o en pequeños cuyos hermanos son mucho mayores, sin embargo, no es exclusivo y se puede presentar en niños con hermanos de edades similares.

Tener amigos imaginarios es una factor que se da comúnmente antes de que los niños comiencen a ir a la escuela o antes de pertenecer a su propio círculo social.

Al hablar sobre los amigos imaginarios se crea una gran polémica pues algunos padres relacionan este suceso como algo alarmante mientras que otros como algo muy normal.

Según un estudio del Centro de Estudios Infantiles de NYU, alrededor del 65% de los niños entre 3 y los 5 años edad crean amigos imaginarios, este es el periodo donde el niño comienza a crear su propia personalidad y donde establece límites entre la fantasía y la realidad. Se cree que los niños abandonan a sus amigos imaginarios a los 5, pero estudios demuestran que algunos pueden ser hasta los 7 años.

Estos amigos son producto de la imaginación infantil, les sirve de compañía, escape, controlar el estrés infantil, además de ser un canal de comunicación y un mecanismo de aceptación.

Lo que como adultos debemos hacer ante este fenómeno es relajarnos, pues uno de los beneficios más grandes es que ayuda a los niños a canalizar sus ansiedades en situaciones complicadas como un divorcio, una mudanza, nueva escuela o en la llegada de un hermanito. Como padres es muy importante monitorear la relación porque como interactúan con sus amigos imaginarios, es como en realidad se sienten.

Un amigo imaginario puede preocuparte en el momento en que el niño prefiera no tener vida social tanto con sus amigos reales como con su familia por pasar tiempo con él o en caso de no desaparecer o que la situación no se pueda manejar. En estos casos se recomienda consultar a un especialista.