Belleza de farmacia

Belleza de farmacia

Belleza de farmacia

Quién no ha ido a la farmacia a pedir ayuda porque le han salido manchas, rojeces o una erupción cutánea? Y es que, cuando tenemos un problema, no nos arriesgamos a usar cualquier cosmético. El farmacéutico puede recomendar el más adecuado a cada piel o problema. "La dermofarmacia orienta la cosmética hacia la salud estética, antepone el cuidado de la piel y su salud", afirma Manuel López, director de comunicación de los laboratorios farmacéuticos Pierre Fabre. Paloma Dago, directora general de los laboratorios La Roche- Posay, reconoce que "si algo define a la farmacia es el consejo de un profesional de la salud, capaz de reconocer las necesidades de cada piel y proponer un tratamiento adaptado". Ignacio Entrena, responsable de Roc, comparte su opinión: "El farmacéutico puede diagnósticar y recomendar según cada necesidad".Si bien un producto de dermofarmacia puede incluir los mismos componentes en su formulación que otro que se comercializa a través de perfumerías, el primero tiene que superar una serie de controles específicos: en concreto, hay que remitir su composición exacta y los textos que aparecerán en el etiquetado para que sean revisados y aceptados por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, para que le otorgue el Código Nacional del Producto.Antes de llegar a este trámite, son los propios laboratorios quienes someten a sus productos a exhaustivas pruebas y tests para evitar cualquier riesgo de alergia. "Seguimos las mismas pautas de actuación que con un medicamento: se hacen ensayos de tolerancia, seguridad y eficacia. Nosotros fabricamos medicamentos para el cáncer y nuestros productos de dermofarmacia pasan exactamente los mismos controles", afirma Manuel López, de Pierre Fabre.Incluso los envases son sometidos a férreos controles: "En La Roche- Posay no utilizamos tarros para evitar la posible contaminación de las cremas, así como problemas de intolerancia", reconoce Paloma Dago, su directora general.El hecho de superar estas pruebas, que reducen al mínimo los riesgos de alergias e intolerancias, es el principal aval de los productos de dermofarmacia. Incluso algunos laboratorios prestan servicios adicionales: Vichy pone a disposición de consumidores y farmacéuticos un servicio de cosmetovigilancia y un teléfono gratuito atendido por farmacéuticos (telf.: 900 21 11 25). "Los dermatólogos, como máximos expertos en la salud de la piel, sólo recomiendan a sus pacientes productos que cumplan todos los principios de seguridad y eficacia. Y saben que los dermocosméticos cumplen estos requisitos", dice José Manuel Deblas, director científi co de Vichy.