Con mucho tacto

Antes de que existieran las farmacias, los masajes curaban todo tipo de enfermedades. Hoy, muchas culturas siguen conservando su forma particular de sanar a través de las manos: dolores de espalda, insomnio, estrés, ansiedad … Y, además, son un placer para los sentidos.Hemos dado la vuelta al globo para traerte los masajes más exóticos del mundo: ¿a qué esperas para probarlos todos?Masajes exóticosTHAI / Tailandia¿QUÉ ES? Tonifica la piel y el tejido muscular, estimula la circulación y equilibra los sistemas nervioso y endocrino. Preventivo, protector y regenerador, reorganiza el cuerpo y el espíritu.¿CÓMO SE REALIZA? Sobre un tatami y con ropa ligera. Se empieza tratando las zonas bloqueadas de la planta del pie. Después se sigue por las piernas, con una combinación de digitopuntura, masaje muscular, estiramientos y osteopatía.Tras una toalla caliente sobre el rostro y un masaje ligero del cuello a la frente, el especialista se frota las manos y las sitúa cerca de la cara, dando calor y energía. El efecto es inmediato: un cuerpo erguido y engrasado.SE RECOMIENDA PARA Trastornos de espalda, de articulaciones y circulatorios, insomnio, angustia o estrés.AYURVÉDICO / India¿QUÉ ES? Equilibra los puntos de energía o chakras, reestableciendo el funcionamiento del organismo. Es energético y purificante.¿CÓMO SE REALIZA? El masajista trabaja sólo los puntos de tensión. Empieza con unos minutos de relajación corporal y respiración pausada. Después, presiona la base del coxis, un punto clave, y pasa a las piernas. El masaje va de la punta de los pies hasta la raíz del pelo, y a la inversa.SE RECOMIENDA PARA Épocas de estrés, cansancio o depresión.SHIATSU / Japón¿QUÉ ES? Se basa en los mismos puntos que la acupuntura (los meridianos energéticos), pero emplea los dedos en lugar de agujas. Regula la energía y redinamiza el cuerpo. Este masaje está ligado a la filosofía zen.¿CÓMO SE REALIZA? Sobre un futón en el suelo, con ropa ligera que permita al masajista sentir el cuerpo. La presión se ejerce sobre todo con los pulgares, pero también con las palmas, los codos y las rodillas. Provoca una leve sensación de dolor, pero, tras la sesión, el bienestar te invadirá de arriba abajo.SE RECOMIENDA PARA Momentos de pérdida de energía.

También podría gustarte