Mesa de centro

Mesa de centro

Mesa de centro

La mesa de centro se postula como un indispensable en cualquier salón convencional. Su presencia se torna obligatoria en el momento en el que necesitamos de algún soporte para apoyar la bebida o el tentempié que degustamos mientras vemos una película. Su altura no supera la de nuestras rodillas una vez estamos acomodados en el sillón y, en general, sus dimensiones son reducidas.Además de la función puramente práctica que desempeña, este pequeño mueble ejerce de perfecto escaparate para un sinfín de detalles ornamentales: desde los más variados centros decorativos hasta objetos como candelabros, esculturas, cajitas, marcos con fotografías, etc. Hoy en día, podemos hallar modelos con cajones incorporados o con sobres articulados que se levantan para hacer más cómoda la cena o la comida informal.Así por ejemplo una mesa con sobre de cristal suele ser más delicada que las demás. Macadamia es la aportación del genial diseñador Jorge Pensi a la empresa Perobell. Ya sea en color blanco o negro, su forma circular será bien recibida por cualquier salón. Su pata central distribuye el peso en cuatro apoyos de clara inspiración industrial.