¡Reforma en casa!

¡Reforma en casa!

¡Reforma en casa!

A llegado la hora de realizar un cambio en tu casa, ya sea la distribución de los muebles, la instalación del aire acondicionado o la calefacción, o la remodelación completa de una o varias habitaciones. Pero qué no cunda el pánico porque te proponemos una serie de consejos para que el trabajo sea mucho más sencillo.En primer lugar, debes tener en cuenta la envergadura de la obra: si se trata de una reforma pequeña o de un trabajo que suponga mayor esfuerzo, como la carpintería, el alicatado o la iluminación.La planificación es vital para desarrollar un trabajo de este tipo y debe comenzar por conocer el estado de la casa, es decir, comprobar si ha pasado la inspección técnica (ITE). A continuación, si optas por delegar la reforma en manos de un contratista, firma con él un documento donde se señalen las bases del trabajo. Asimismo, para evitar cualquier tipo de conflicto con tus vecinos, es aconsejable que les informes sobre las fechas en que se va a producir la obra.Permisos legalesNo puedes realizar ninguna reforma en tu hogar sin haber solicitado los permisos legales correspondientes. Las reformas más habituales como las relacionadas con el baño, la cocina, el alicatado o el cambio de suelo, requieren del permiso de obra menor que se obtiene en el Ayuntamiento; pero cuando haya que manipular elementos estructurales del edifico y muros de carga, habremos de hacernos con un permiso de obra mayor del que se encarga el Colegio de Arquitectos.Una vez aprobados todos los permisos y documentos necesarios, es el momento de proceder a la obra para que tu casa adquiera el aspecto que siempre has deseado.