Un huerto en casa

Un huerto en casa

Un huerto en casa

Los alimentos ya no son lo que eran, todo parece artificial y carece de sabor. Esta es la opinión de mucha gente que prefiere los alimentos caseros e incluso cultivados por ellos mismos. Y es que se está poniendo de moda tener un huerto en casa. ¿Qué verdura puede ser más fresca y sana que la recién cogida de la huerta que hemos trabajado nosotros mismos?Cada vez más gente opta por este modo de alimentación, y entre ellos se encuentra nada más y nada menos que la primera dama estadounidense Michelle Obama. Ella argumenta así el motar un huerto orgánico en el centro del poder mundial, en la Casa Blanca: "Quiero asegurarme de que nuestra familia, así como los empleados y todos los que vienen a la Casa Blanca y comen nuestra comida, tengan acceso a verduras y frutas realmente frescas. He descubierto que a mis hijas, de 10 y siete años de edad, les gustan más las verduras si saben bien". Los privilegiados que comen en la casa de los Obama pueden degustar espinacas, guisantes, hinojo, calabazas, cebollas, zanahorias, tomates, frambuesas, moras, cinco variedades de lechuga, distintas frutas y chiles germinados en la misma casa.Pero además de las propiedades alimenticias como el intentar obtener vitaminas verdura fresa y fruta de forma fácil, la agricultura urbana también tiene otras cualidades. Para los que viven en el núcleo urbano de una ciudad, montar un huerto en el jardín puede ser una forma de ocio, una manera de relajarse del estrés del día a día. La agricultura urbana sirve también pues de terapia antiestrés.Pero debemos tener en cuenta también lo que puede aportar el cultivar nuestras propias verduras a la concienciación ambiental. Por ello, los huertos escolares son un fenómeno muy extendido. Tan sólo con una terraza y un macetero podemos recuperar el sabor de antaño.