Un paraíso en la terraza

Un paraíso en la terraza

Un paraíso en la terraza

Los que en estos meses de calor tienen el privilegio de tener un jardín, un amplio balcón o incluso una terraza, saben que con los días de sol, la estancia cobra una nueva dimensión y se convierte en un punto encuentro, relax y diversión. Para poder sacar el máximo partido a este mini espacio, debemos tener en cuenta algunos trucos decorativos.Primero tenemos que decidir el uso prioritario que vamos a dar a la zona. En las terrazas muy soleadas podemos montar un área de esparcimiento y relax para gozar del clima, mientras que si reina la sombra lo más acertado sería aprovechar el espacio para recrear un comedor donde disfrutar al fresco durante la sobremesa. Una vez decidido esto debemos fijarnos en las prestaciones de la estancia, si es pequeña los muebles deberán aprovechar el espacio al máximo o replegarse dejándonos libertad en el espacio disponible. Si contamos con una galería más amplia podremos fijar diferentes ambientes estáticos que nos transporten a mundos diferentes sin perder un ápice de comodidad.Los muebles tendrán que ceñirse al criterio de resistencia y facilidad de limpieza, si durante el invierno los retiramos mejor que no sean demasiado pesados ni complicados. El mobiliario básico podría completarse con alguna sombrilla, un carrito para transportar aperitivos, algunos focos de luz exterior a modo de farolillos, macetas, celosías y cualquier objeto que a juicio de cada uno sea indispensable para pasar un rato agradable en un improvisado paraíso personal.Los colores estrella para esta época iluminada de sol y calor son el naranja, el verde pistacho o el frambuesa, aunque ninguno de ellos pese a ser tan alegres y vivaces ha conseguido desbancar de las listas de tonos preferidos al eterno y apacible blanco nuclear. Nuestro consejo es combinar el blanco con algún color que de juego al combinarlo con texturas, paisajes o plantas.Para dividir la estancia en varios estilos que se ajusten a nuestras necesidades y sensaciones sin crear un único habitáculo monótono, podemos delimitar algunas zonas con diferentes tonos de luz, materiales arquitectónicos como vallas y arcos, peceras con velas flotantes o simplemente por medio de elementos naturales como jardineras y plantas trepadoras.Para separar ambientes en las galerías o terrazas más grandes, podemos derrochar lujo y elegancia recurriendo a las carpas, pérgolas o cenadores aislados que permitan disfrutar en un espacio cerrado durante todas las épocas del año. Las flores y los arbustos serán los protagonistas de los jardines, que podrán acompañarse de algún divertido columpio para garantizar el juego y el disfrute de los más grandes y los más enanos.