La inducción al parto no aumenta el riesgo de cesáreas

La inducción al parto no aumenta el riesgo de cesáreas

La inducción al parto no aumenta el riesgo de cesáreas

Según un estudio publicado por la Universidad de California (San Francisco) y de la Facultad de Medicina de Stanford (California), en Estados Unidos y que ha sido publicado por la revista médica "Annals of Internal Medicine", la inducción al parto no aumenta el riego de cesárea.Esta teoría era una creencia extendida entre los obstetras, sin embargo, estos investigadores han demostrado que las preocupaciones de estos expertos eran infundadas y la confusión surgió en parte por un error en los estudios observacionales que ligaron la inducción con un riesgo mayor de cesárea.Owens dice que estos estudios observacionales solían comparar la inducción al parto en una edad gestacional particular con la labor espontánea en el mismo momento del embarazo. "Esta comparación es errónea porque no refleja la decisión clínica que la mujer y los médicos deben tomar", apuntó.Las mujeres y sus médicos no pueden decidir comenzar un trabajo espontáneo en una fecha concreta. Tiene que elegir entre provocar el parto o esperar. El riesgo inducción debe ser valorado frente al peligro de mantener el embarazo. Casi al final de la gestación, cuando el feto se hace más grande, seguir embarazada aumenta las posibilidades de que la mujer necesite una cesárea.