Apnea del sueño

Apnea del sueño

Apnea del sueño

LOS RONQUIDOS pueden ser síntoma de apnea del sueño. Quienes padecen este trastorno dejan de respirar muchas veces cuando duermen, a veces con interrupciones de hasta 10 segundos o más que pueden darse 60 veces en una hora. Además de una mala calidad del sueño, la apnea suele conllevar somnolencia diurna, fallos de memoria, irritabilidad, falta de deseo sexual… Las secuelas de la falta de tratamiento son serias: hipertensión, diabetes, depresión, daños cardiovasculares y cerebrales.LOS SÍNTOMAS son ronquidos fuertes, sueño intranquilo, cefaleas, somnolencia, dificultad para concentrarse, irritabilidad, ansiedad, obesidad, impotencia…EL PROBLEMA es que se tratan sólo los síntomas (la obesidad o la depresión) y no el trastorno. Para evitarlo, los expertos recomiendan acudir a una "unidad de trastornos del sueño" para una valoración. Ésta requiere dormir en el centro, mientras los expertos observan la actividad cerebral y muscular, los movimientos oculares y los respiratorios, los niveles de oxígeno y el ritmo cardiaco durante el sueño. El tratamiento incluye evitar el alcohol, perder peso y, en ocasiones, cirugía.Síndrome del ovario poliquísticoENTRE EL 5 Y EL 10 por ciento de las mujeres en edad fértil lo sufren. Este síndrome altera la ovulación y aumenta los niveles de hormonas masculinas (que también tenemos las mujeres).
Sus posibles consecuencias son: problemas reproductivos y trastornos metabólicos y cardiovasculares.* LOS SÍNTOMAS incluyen menstruaciones irregulares, hemorragias vaginales anómalas, exceso de vello corporal, acné, caspa, depresión y cambios de humor, infertilidad, diabetes, aumento de riesgo de padecer ciertos tumores cancerosos (como el de endometrio). Muchos casos no se diagnostican hasta que la mujer ve que no consigue quedar embarazada (muchas no creen que las reglas irregulares sean un síntoma). Además, un 30% de las afectadas no tiene exceso de vello, por lo que descartan la posibilidad del trastorno.* UN PROBLEMA más grave es que, incluso cuando las mujeres comentan estos síntomas a los médicos, algunos no saben qué hacer con la información. La medicina lleva poco tiempo estudiando seriamente el problema, y algunos profesionales carecen aún de la experiencia necesaria. El consejo de los especialistas es que, si tienes síntomas, le digas al médico que actúe en consecuencia. Cuanto antes se diagnostique este trastorno, menor será el riesgo de sufrir posteriormente tumores, cardiopatías, diabetes…