Peligros de la ictioterapia

Peligros de la ictioterapia

Peligros de la ictioterapia

Seguro que muchas de vosotras habéis probado la ictioterapia, un tratamiento exfoliante de pies llevado a cabo con peces garra rufa, originarios de Turquía. Consiste en sumergir los pies en agua muy caliente para que los peces succionen las impurezas y los restos de piel muerta, dejando los pies como nuevos.Recientemente, el Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía ha advertido del peligro que conlleva esta técnica de moda. A pesar de que los centros que realizan este tratamiento cumplen con las normas de higiene establecidas, podría existir el riesgo de contagio de infecciones de la piel como micosis, verrugas y otras enfermedades como VIH, Hepatitis B y C.La Agencia de Protección de la Salud de Reino Unido también ha elaborado un estudio reciente sobre los riesgos de este tratamiento. El mayor problema que ha encontrado es la facilidad y la rapidez que tienen algunos virus y bacterias para contagiar a los peces, y, a partir de ahí, a los humanos. Aquellas personas con sistemas inmunológicos más débiles, como pueden ser diabéticos o enfermos de psoriasis, son especialmente vulnerables a estos efectos. Por ello, la organización reconoce que aunque se trata de un riesgo bajo, el peligro existe y recomienda ser cauto ante este tipo de tratamiento.