La salud en 2010

La salud en 2010

La salud en 2010

A tan sólo tres días de que comience el nuevo año nuestros pensamientos se llenan de buenos deseos y propósitos para convertir esta nueva etapa en la más fructífera de nuestra vida. La salud, uno de los tres bienes más preciados que tenemos -junto con el dinero y el amor, como dictaba la famosa canción-, cobra vital importancia entre nuestros propósitos, sobre todo, en cuanto mejorar nuestro aspecto o dejar los malos hábitos se refiere.En primer lugar te proponemos no descuidar tu salud. Para ello, hazte un análisis de sangre una o dos veces al año, controla tu tensión arterial con cierta asiduidad, acude al ginecólogo para realizarte una citología rutinaria, vacúnate para reforzar tu sistema inmune, y acude al dentista y oculista al menos una vez al año. Asimismo, evita medicarte por tu cuenta sin la prescripción previa por parte de un facultativo.Para mantener una buena salud mental es imprescindible que aprendas a relajarte. Esto se consigue mediante el ejercicio físico, dormir entre siete u ocho horas diarias, evitar esfuerzos intensos antes de acostarte, hidratarte bien y llevar a cabo unos horarios regulares. En los momentos de mayor estrés basta con que aprendas a respirar profundamente y meditar, así como llevar una dieta sana y equilibrada.Si entre tus propósitos se encuentra también lograr tu peso ideal debes ser constante en los cuidados necesarios para conseguir tal fin: beber dos litros de agua al día, realizar entre cuatro y cinco comidas diarias, masticar bien y despacio, deshacerte de los alimentos de alto contenido calórico y poco valor nutritivo, recurrir a las frutas y verduras, cocinar a la plancha, al horno o al vapor y llevar a cabo un mínimo diario de 30 minutos de actividad deportiva aeróbica.Dejar de fumarUno de los propósitos más deseados, aunque también más frustrados, es el de abandonar el tabaco definitivamente. Te recomendamos que si estás convencida de querer hacerlo te apoyes en la ayuda de un profesional sanitario y combines tanto el tratamiento farmacológico como el psicológico.¿Estás preparada para hacer realidad por fin todos tus deseos saludables?