¿Tienes estrés? Averígualo aquí de una buena vez

Estos tiempos de las relaciones vía web, la comunicación a través del WhatsApp, horas y horas de trabajo en la oficina demandan mucho esfuerzo mental y físico de los humanos generando estrés.

¿Pero qué tanto? Aquí puedes averiguar qué tan estresada estás. Lo único que tienes que hacer es revisar ciertos puntos de tu día en general.

Responde con TODA sinceridad, evalúa tus respuestas del 1 al cuatro considerando 1 como lo menor y el cuatro a lo que pasa constantemente.

Sientes taquicardias o palpitaciones.

Sufres dolor de cabeza.

Tienes problemas gastrointestinales.

Fumas.

Tienes falta o exceso de apetito.

Existe dolor de espalda.

Has padecido insomnio por más de dos noches seguidas o de manera irregular.

Te sientes irascible, irritada.

No te concentras.

Tienes sensación de pérdida de control.

Un problema menor te ha sacado las lágrimas.

Si  aparece más de 5 veces el número 4 estas muuuuy estresada,  si notas que tu comportamiento esta variando en  perjuicio de tu estabilidad es tiempo de  hacer unos ajustes:

Busca ayuda profesional para canalizar tus emociones y  energías.

Establece prioridades concisas y claras, delega responsabilidades y tareas, aprende a decir NO cuando  no podemos cumplir con los compromisos: reportes en el trabajo, cubrir a nuestro compañero, etc.

Deja los problemas del trabajo en la oficina, los de casa atiéndelos cuando estes en casa.  Cuando identifiques que estás haciendo dos a o tres tareas al mismo tiempo, recuerda “no eres un pulpo”…

Busca algún deporte o ejercicio dos o tres veces a la semana; come adecuadamente, prefiriendo los vegetales y las frutas antes que el fast food y practica técnicas de relajación como las respiración consiente, yoga o calmar el estrés con una caminata vespertina por el parque, un baño, una taza de té y un buen libro.