Ana Obregón, actriz

Ana Obregón, actriz

Ana Obregón, actriz

No se conocía un tumulto semejante de cámaras y flashes en los aledaños del plató de “Hospital Central” como que se ha producido con la incursión de Ana Obregón en la serie. La mediática actriz, que ha saltado otra vez a primer plano por el caso judicial de su ex guardaespaldas, hará las veces de bióloga en varios capítulos de esta producción de Videomedia, aunque su presencia podría prolongarse porque como ella dice, “una vez que te pones la bata…”. Pero no, después de la revolución en el rodaje las aguas volverán a su cauce porque la actriz-bióloga se tomará unas vacaciones antes de volver a la acción.Anuncia que volverá a la televisión con otra serie, que rodará una película y que está abierta la posibilidad de resucitar Ana y los siete. Habla con la prensa en un descanso del rodaje, pero los reporteros rosa se han quedado fuera por que la intérprete sólo quería charlar con la prensa seria.¿Cómo está discurriendo su trabajo en la serie?Muy bien. Es difícil entrar en una serie que está tan consolidada, con quince temporadas. El primer día me sentí un poco rara, pero ahora le he cogido gusto y me llevo bien con todo el mundo. Me dicen que me sienta bien la bata, pero es que es por fin hago de lo mío, yo soy bióloga.¿Tenía ganas de volver a la televisión?Sí, me apetecía pero también necesitaba un tiempo de descanso porque he estado casi veinticinco años apareciendo semanalmente en la televisión. En Hostal Royal Manzanares estuve tres años, con unas audiencias que hoy no se rozan, de un 45%; y compaginaba la serie con Qué apostamos y con el cine. Después intervine en A las once en casa, otros tres años, y luego vinieron los cuatro años de Ana y los siete en los que alcanzábamos una media del 37%, casi 6 millones de espectadores semanales. Todo en lo que he trabajado ha tenido éxito, excepto la última serie, Ellas y el sexo débil, que me vino bien que la retiraran porque necesitaba descansar. Yo nunca he bajado del 35%. Pero necesitaba hacer un paréntesis porque me he pasado toda mi vida, de los 18 años, delante de una cámara y no he sido yo, Ana.¿Qué ha hecho en este tiempo sin trabajar en televisión?Lo que me gusta, que es tocar el piano, leer y estar con mi hijo. Me he perdido muchos años sin irle a buscar al colegio y ahora que puedo acudir me dice que me esconda para que no me vean los compañeros porque ya se siente mayor.¿Cómo ha visto evolucionar la televisión en estos últimos años?Para bien. Cuando yo empecé a hacer televisión, en 1985, todas las series eran extranjeras y no había producción española. Ahora, este boom de la ficción nuestra es importantísimo, da trabajo a mucha gente y estamos demostrando que lo hacemos muy bien. Admiro toda esa creatividad, lo que discuto es cuando la televisión se llena de basura, ¿vale? Y creo que lo he dicho todo.¿Cómo es su personaje en la serie?Me llamo Celia, como mi hermana. Está muy bien conceptuado aunque en dos capítulos no da tiempo a modelarlo bien. Es una bióloga del Ministerio de Sanidad, una mujer muy brillante, y le llaman del Central por una epidemia de legionella, que es una bacteria que estuve estudiando un año. Tiene un lado humano esta mujer que se parece a mi; todo el mundo le cuenta sus penas porque subo la moral a todos. Es la primera vez que hago un personaje con bata, a pesar de que la llevé bastante. Después de diseccionar ratas y sapos en la carrera hice mi tesina en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. La biología es el futuro de todo.¿Le gustaría seguir en la serie?Me encantaría, pero siguen rodando y no me quiero perder mis vacaciones. Yo me siento ya en la serie como en casa. El personaje está abierto porque una vez que te ponen la bata…Al mismo tiempo tengo muchos proyectos medio firmados y hay un problema de fechas. Está pendiente una serie en la que no seré protagonista absoluta porque tendrá un reparto muy coral. Y no es idea mía, sólo seré una intérprete más. Y sí, están insistiendo mucho para que vuelva Ana y los siete.