Sí a la circuncisión, no a las enfermedades

Sí a la circuncisión, no a las enfermedades

Sí a la circuncisión, no a las enfermedades

La circuncisión reduce de forma significativa el riesgo de los hombres de padecer VIH, herpes genital y virus del papiloma humano, tres enfermedades de transmisión sexual que no tienen cura. Ese es el resultado de una investigación del National Institute of Allergy and Infectious Disease (NIAID) y la Johns Hopkins University (EEUU), el Rakai Health Science Program y la Makerere University (Uganda) que aparece publicado en la revista “New England Journal of Medicine”.
Estudios previos ya habían demostrado que la práctica de la circuncisión disminuye en más del 50% el riesgo del hombre de contraer el virus del sida en las relaciones sexuales.
Ahora, el equipo investigador ha descubierto que también tiene beneficios contra dos de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en el mundo: el herpes genital y el virus del papiloma humano, que pueden causar verrugas y úlceras genitales, tumores anal, de cuello de útero -el segundo que más muertes causa entre las mujeres- y de pene y aumentar el riesgo de contraer VIH.
Los investigadores desconocen por qué la circuncisión reduce el riesgo de contraer ambas enfermedades y sin embargo no ofrece ningún tipo de protección contra la sífilis.
Ahora bien, pese a destacar los beneficios de la práctica médica, recuerdan que su eficacia no es total y que el sexo seguro es necesario para protegerse contra las enfermedades venéreas. A partir de sus resultados, los investigadores estudiarán cómo la circuncisión puede reducir o frenar la transmisión de las enfermedades a las mujeres.
– El papiloma humano