Spa: salud y placer

Spa: salud y placer

Spa: salud y placer

Estamos viviendo una auténtica “spa-manía”. Los centros termales urbanos surgen como oasis por todas las ciudades y los antiguos balnearios se actualizan a la velocidad del rayo.A diferencia de estos últimos, situados junto a fuentes de agua termal (es decir, cuyo contenido en minerales ofrece determinados beneficios para la salud), los spas urbanos se basan en las propiedades térmicas y de masaje de un agua no medicinal.CIRCUITOS Y MASAJESAlternar piscinas a diferentes temperaturas mejora el sistema circulatorio y tonifica; los chorros a presión reducen tensiones y relajan la musculatura; la sauna contribuye a eliminar toxinas; el baño de vapor limpia las vías respiratorias y el masaje subacuático ayuda a combatir la celulitis y mejora el retorno venoso. Y de paso, se disfruta de un buen rato de relax, que a menudo se puede completar con un tratamiento de masaje o de cuidado facial, ya que la mayoría de estos centros cuentan, además, con cabinas de estética.ANTES DE EMPEZAR?Los circuitos de agua se realizan con traje de baño y suele ser obligatorio llevar gorro y chanclas, aunque muchos centros los proveen. Es mejor llegar 15 minutos antes, para disfrutar con tranquilidad de la experiencia.Si has contratado un tratamiento corporal, debes comunicar con antelación tus preferencias sobre el sexo de la persona que lo vaya a realizar y si te sientes incómoda desnuda no dudes en hacerlo saber. Por cierto, cancelar una cita a última hora conlleva, en muchos casos, abonar su importe.