Delhi, capital imperial

Delhi, capital imperial

Delhi, capital imperial

Entre los valles del Indo y el Ganges, entre los temibles Himalayas y el desierto de Thar, se levanta Delhi, con sus doce millones y medio de habitantes. Confluencia de culturas, credos y tradiciones muy distintas. La capital muestra la arquitectura mogol y los templos de su vieja capital, junto a las amplias avenidas y elegantes edificios que el imperio británico construyó en la Nueva Delhi.La capital de India ofrece al viajero dos caras bien distintas. Una de ellas está marcada por la tradición, por la herencia de la arquitectura mogol, por la que fue capital de la India musulmana entre los siglos XVII y XIX. Nueva Delhi es su otra mitad; muy distinta, es la capital imperial que recuerda el tiempo de la dominación británica, marcada por sus amplias avenidas y sus edificios oficiales. Delhi, a orillas del río Yamuna, es la tercera ciudad del país, tras Bombay y Calcuta, en cuanto a número de habitantes, es el centro de gobierno y el principal punto de entrada a India.Delhi conforma junto a Agra y Jaipur el corazón del norte de la India. La zona geográfica que abarcan estas tres ciudades se encuentra poblada por cerca de 50 millones de habitantes. Los vuelos internacionales llegan hasta Delhi, y desde allí es posible desplazarse hasta las otras ciudades importantes de la región, que además cuenta con una buena red de carreteras y ferrocarril.Delhi es una ciudad cosmopolita, que vive en medio de una preocupante contaminación, en la que conviven distintos credos y tradiciones, en donde se mezclan el ambiente clásico de sus barrios y pueblos, con los aires occidentales que trasladan los poderosos satélites de comunicación. Delhi es una gran puerta para comenzar a explorar India.