Mantente activa durante tus actividades cotidianas

Ejercitarse en cualquier momento es muy sencillo

Si trabajas de sol a sol en una oficina y oficialmente eres una godín entonces tienes muy poco tiempo para ejercitarte pero eso no quiere decir que no puedas realizar alguna actividad física que inlcuyas en tu rutina diaria para mantenerte activa.

La falta de tiempo puede desmotivarnos a la hora de querer inscribirnos al gimnasio pero que eso no influya para hagamos ciertos esfuerzos que ejercitar un poco más nuestro cuerpo.

Algunos esfuerzos valen la pena y lo vemos reflejado en nuestro organismo, trata de disciplinarte en el ejercicio si es que quieres tener grandes beneficios en tu salud.

Además de nuestra salud también nuestra autoestima cambia, al vernos y sentirnos bien podemos llevar a cabo nuestras actividades con mejor actitud y aumenta nuestra confianza. Con buena salud y buen físico es más difícil deprimirse.

Ejercitarse además de brindarnos beneficios físicos mejora nuestros aspectos psicológicos como ansiedad, depresión y autoestima, contribuye a la disminución de estrés, incrementa el apetito sexual y el rendimiento laboral es más positivo.

Te contamos cómo puedes mantenerte activa si es que no tienes tiempo para ir al gimnasio:

  1. Evitar elevadores y subir por las escaleras. Incrementar un piso cada dos a tres semanas.
  2. Pasear al perro. (tu mascota puede ser un pretexto, pero si no tienes de todas maneras sal)
  3. Caminar en círculos mientras se habla por celular. Alternar pasos cortos y largos.
  4. Acudir al espacio de otro compañero para hacer consultas en lugar de preguntar por mensajes.
  5. Bailar. (siempre es bueno bailar y nunca falta el pretexto para hacerlo).
  6. Escoger la tienda más alejada para comprar una bebida o un bocadillo.
  7. Elegir parques para caminar mientras se conversa con amigos o colegas.
  8. Salir con amistades activas a pasear en bicicleta o escalar una montaña.
  9. Cenar dos horas antes de dormir y salir a caminar.
  10. Realizar tareas domésticas con intensidad.

Es muy fácil ponerse en forma, solo es cuestión de que estés dispuesta a aprovechar las oportunidades que te brinde tu rutina diaria de actividades.