Miguel Palacio en Cibeles

Miguel Palacio en Cibeles

Miguel Palacio en Cibeles

Miguel Palacio deja claro cuál es su mejor prenda para la primavera-verano 2011: los vestidos. Con tonos negros y contrastes con rojo y azul, Palacio muestra una colección atrevida y asimétrica donde combina la rigidez y la soltura de las prendas. La mujer que presenta vive la noche y deslumbra gracias a las lentejuelas.El negro es el color de la nueva colección, que contrasta con el rojo pasión y el azul eléctrico para dar más intensidad. Las lentejuelas están en la mayoría de los diseños y combinadas con motivos dorados son idóneas para brillar en las fiestas.Palacio rompe con la monotonía del negro combinando vestidos blancos y azules con grandes cinturones dorados y verdes. También incluye algún vestido salón vaporoso de tablas. El arriesgado conjunto del azul y el verde hace de sus diseños algo espectacular y poco frecuente.Las formas de los modelos, aunque sencillas, parecen imposibles, dando prioridad al volumen en las distintas partes del cuerpo femenino. Los vestidos están sujetos al cuerpo, con escotes nuevos y terminaciones redondeadas que dejan la pierna al desnudo.Los complementos para estos diseños son sencillos, primando los botones dorados y tacones altos del mismo color, sin arriesgar demasiado en el rostro ni en el peinado para no quitarle protagonismo a los diseños.El diseñador apuesta por la mujer femenina, pero no abandona los pantalones, que vuelven acampanados y anchos. Se aleja de los estereotipos para convertirla en una mujer urbana y sexy pero sobria a la vez que sabe arriesgar.