Autodominio y control

Autodominio y control

Autodominio y control

BIORREGULACIÓNExisten varios aparatos, como el polígrafo o detector de mentiras, que miden los cambios en estados físicos y mentales de las personas, las sustancias que segregamos si padecemos estrés, la temperatura corporal, las ondas cerebrales bajo un estado de excitación.Se sabe que el sistema nervioso central regula la hipertensión arterial, la temperatura de la piel, la digestión y la tensión muscular.Cualquier alteración nerviosa puede provocar úlceras, contracturas y otros graves trastornos como un infarto.Estos aparatos no curan, sólo proporcionan información sobre reacciones de nuestro cuerpo que pueden perjudicarnos, y algunos terapeutas los emplean y luego enseñan a combatir los síntomas dañinos con técnicas de relajación y respiración.Este conjunto de técnicas que nos enseñan a defendernos de las agresiones que nos autoprovocamos se llaman bioautoregulación.BIORRITMOSNuestra actividad vital está sujeta a ritmos periódicos, el cuerpo tiene "relojes" internos, que regulan le temperatura, el ciclo menstrual y hormonal.La rotación de la Tierra induce nuestros periodos de vigilia y sueño, los cambios estaciones cambios en el cuerpo.Se sabe científicamente que cada persona tiene su propio momento de plenitud a lo largo del día, el momento más favorable para las actividades intelectuales o físicas, así como bajones emocionales o corporales que, en caso de excesos, pueden provocar depresiones o lesiones.Aún no se ha podido establecer con exactitud cómo canalizar este fenómeno para mejorar la salud de las personas, pero algunos terapeutas recomiendan analizar nuestros biorritmos, para aprovechar al máximo los momentos de plenitud en la actividad más idónea, descansando en las etapas de cenit. Cuanto menos, al organismo le alivia de desgastes suplementarios.Juana Escabias