Dormir poco o mal

Dormir poco o mal

Dormir poco o mal

Mientras dormimos, además de descansar, producimos hormonas y proteínas vitales para nuestro organismo. Numerosos estudios demuestran de manera rigurosa que dormir poco o mal aumenta el riesgo de varias enfermedades como la diabetes del tipo 2, enfermedad cardiovascular, cáncer de mama y colon, e incluso obesidad y depresión.La mayoría de la gente necesita dormir entre siete y nueve horas, aunque esto varía de una persona a otra. De hecho, está comprobado que el riesgo de ataque cardiaco comienza a aumentar significativamente con menos de seis o siete horas de sueño al día. Pero, además, la falta de sueño se asocia con niveles elevados de sustancias que indican "inflamación crónica de bajo grado" en el organismo, que es también un factor de riesgo de ataque cardiaco, ictus, cáncer y diabetes del tipo 2, entre otras enfermedades.En situación de oscuridad producimos una hormona llamada melatonina y que parece implicada en múltiples funciones orgánicas. La gente que trabaja por la noche tiene una mayor exposición nocturna a la luz, y esto reduce los niveles de melatonina en el organismo. De esta manera, aumenta el riesgo de cáncer de colon y de mama, pues se cree que la melatonina protege frente al cáncer al estar implicada en el sistema inmunológico.Otro riesgo del mal dormir es la obesidad. Quienes duermen poco tienen mayor riesgo de obesidad, y los obesos duermen menos y peor que las personas en su peso. La falta de sueño altera los niveles de las hormonas que regulan la saciedad, lo que se traduce en un aumento del apetito.