Reflexología facial

Reflexología facial

Reflexología facial

El paciente tiene 47 años y una parálisis facial provocada por un herpes zóster. Se decide a probar con la reflexología facial y, al cabo de siete sesiones, la parálisis comienza a remitir. A las 16 sesiones, desaparece. Es uno de los casos que tiene documentados Lone Sorensen López, creadora de la "reflexología facial", técnica que hoy se emplea como terapia complementaria en patologías que van desde alergias a eccema, pasando por asma, infertilidad, ansiedad, depresión, migrañas, problemas musculares y articulares, síndrome de colon irritable, dolores crónicos, recuperación de ictus y traumas cerebrales.Diferente de la tradicional (en manos y pies), la reflexología facial combina los principios de la acupuntura con métodos curativos de aborígenes de la Patagonia y conocimientos en neuroanatomía. "Al comprobar que la reflexología tradicional no era suficiente en casos de disfunción en el sistema nervioso central, buscamos un método con efectos más potentes", explica Lone Sorensen, formada en reflexoterapia, acupuntura y kinesiología en Europa y América.Estimulación nerviosa "Hemos comprobado que el impulso logrado por la estimulación de una terminal nerviosa en el rostro ?situada muy cerca del cerebro? es mucho más potente y efectiva que la conseguida mediante la estimulación de puntos del pie". El rostro tiene más de 500 puntos de acupuntura interconectados con todo el organismo. "Estudiamos signos en el rostro del paciente y otros parámetros diagnósticos", indica Sorensen. "La reflexología facial estimula puntos para enviar impulsos, a través de los meridianos y el sistema nervioso central, a órganos, sistemas y tejidos. Así favorece la circulación sanguínea y regula alteraciones bioquímicas y hormonales. Es decir, logra un equilibrio orgánico que ayuda a la salud física y mental".A cualquier edadReconocida "de interés sanitario" por el Institut d?Estudis de la Salut de Catalunya, la técnica está siendo investigada en Noruega en pacientes con quistes ováricos e infertilidad. En 2002, el método Sorensen fue aprobado en el Centro de Rehabilitación de Accidentados Cerebrales de Dinamarca. Al carecer de efectos secundarios indeseables, puede aplicarse a personas de cualquier edad. Sólo una recomendación: "Conviene asegurarse de que el terapeuta es miembro de la Asociación Internacional de Reflexología Facial".